Make Apple, er, America Great Again: iGiant to bring home cash, pay $38bn in repatriation tax


Triumphant Trump touts terrific tax tactic

You’re welcome, citizens … Let’s hear it for President Trump

Apple announced today it will start to repatriate back to America some of the massive profits it accumulated outside the USA – and will use the cash to Make America Great Again.

We’re using the Trump catchphrase because Apple’s action is only possible thanks to the new tax arrangements that the US president campaigned on, namely a one-off discount on repatriating foreign profits.

American companies with offshore operations previously faced the odd situation of having to pay tax in jurisdictions they make their money, then pay US taxes at 35 per cent on those profits too. Rather than pay twice, plenty left their cash offshore.

The USA counted that as “deferred” taxes, but corporations were happy to defer for ages: Apple accumulated over US$250bn offshore, and showed little interest in bringing it home. But the Trump-friendly tax reform bill passed late last year offered a one-off discount rate of 15.5 per cent for repatriated profits.

And so, Apple has bitten on that offer because it’s announced it is bringing lots of money home.

The iPhone giant said it “anticipates repatriation tax payments of approximately $38 billion as required by recent changes to the tax law,” and claims that is the largest such payment ever.

Apple’s announcement also explained it will use lots of the cash in the USA on things like a new tech support center that will contribute to 20,000 new hires it plans to make in the Land of the Free. It’s also tossed another $4bn into the fund it’s using to help US manufacturers innovate.

Manufacturing jobs are a Trump fetish, and the repatriation discount a pet policy, so it’s no surprise the tweeter-in-chief emitted the following today:

Bringing the cash home may also help Apple to address its reputation as a corporate scoundrel and perhaps avoid future Trump criticism. Before 2016’s election, Trump criticized the California giant’s practices. The biz will probably also find it easier to share some of the cash with its shareholders, and seeing as that’s the ultimate purpose of a public company any new disbursements will be welcomed.

Nations where Apple has used legal-but-cynical tax minimization tactics will be less pleased, as once the tech goliath’s cash is gone, it’ll be harder to recover. ®

Sponsored:
Minds Mastering Machines – Call for papers now open

Source link

Cuatro empresas han propuesto comprar por separado la totalidad de la AEE


Francisco Rullán, director ejecutivo de la Oficina Estatal de Política Pública Energética. foto por CPI

La fiebre por el mercado energético tras el huracán María ha sido tan alta que tres empresas se han ofrecido por separado para comprar la totalidad la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Francisco Rullán, director ejecutivo de la Oficina Estatal de Política Pública Energética (OEPPE), confirmó la información al Centro de Periodismo Investigativo, pero no quiso revelar los nombres de las compañías, porque alega que aún están en negociaciones para dar servicios al gobierno. Aún así, Rullán aceptó que una cuarta corporación comunicó, antes del fenómeno atmosférico, que estaba interesada en adquirir la AEE: la tejana Sunnova.

Esta empresa se encuentra inmersa en un forcejeo con la corporación pública, porque considera que la AEE le ha torpedeado sus negocios de alquiler de sistemas solares en las residencias de Puerto Rico. Sunnova está siendo cuestionada por clientes que alegan que no ha cumplido sus promesas de tarifas más bajas, y por que sus equipos renovables dejaron de funcionar tras el huracán, por carecer de baterías, según una investigación del CPI. Rullán asegura que la administración del gobernador, Ricardo Rosselló, no accedió a la propuesta de Sunnova porque no quiere un nuevo monopolio como ya lo es la AEE.

Rullán, nombrado por el gobernador a principios de 2017, trabajó como ingeniero civil por 21 años en la AEE, en el desarrollo de proyectos en las áreas de transmisión y distribución de energía. Como director de OEPPE, establece recomendaciones de política pública, asesora a las tres ramas de gobierno, coordina la recuperación de emergencia energética durante desastres, representa al Ejecutivo en negociaciones ante el Departamento de Energía federal y administra el Fondo de Energía Verde que incentiva el mercado de renovables.

Aunque la oficina que dirige no tiene la fuerza legal para tomar decisiones, está inmersa en las negociaciones del mercado de la energía en el País.

¿Cúal fue la propuesta de Sunnova respecto a la compra de la AEE?

Sunnova en un momento se ofreció para comprar a principios de 2017. Dijeron que están en la disposición de analizar la posibilidad. No sé si aun están dispuestos. Hay compañías especuladoras que dicen que sí, pero no hay nada oficial.

La gran mayoría de los sistemas solares residenciales, dominados por contratos con Sunnova, dejaron de funcionar tras el huracán mientras que el precio de la energía es bastante caro.

¿Sabes por qué? Porque no hay competencia. No se está creando el mercado de competencia que estamos buscando. No estamos en mercado abierto. Sigue siendo un mercado cerrado.

Sunnova ya es un monopolio en los sistemas solares residenciales…

Por eso es que no estoy de acuerdo con que la Autoridad se privatice en una sola corporación. Sería ilógico. Los resultados de un monopolio público y el privado sigue siendo el mismo. El monopolio no busca el mejoramiento, la eficiencia, porque no hay nada que le obligue, excepto que sea por ley. Fuera de eso, el monopolio no va a tener innovación, porque no la necesita, nada lo exige.

¿Está de acuerdo, sí o no, con que se privatice la AEE?

No te podría decir que se privatice en su totalidad pero sí hay servicios que se podrían dar mejor privatizados. La generación es algo que puedo privatizar, el servicio al cliente, el mantenimiento de los equipos.

¿Cabe la posibilidad de privatizar la AEE entre varias empresas?

Puede ser.

¿Y de que, aunque haya privatización entre varias empresas, continúe la AEE?

La utilidad pública siempre debe estar ahí. ¿Quién va a transmitir y distribuir? Siempre tiene que haber una entidad como la AEE.

¿Qué empresas propusieron comprar la AEE después de María?

Me tengo que reservar la información. Simplemente dijeron que estaban interesados en comprarla en caso de que se abra la solicitud de propuestas. Hay gente dispuesta a invertir. Responsablemente tengo que decirte que nosotros, el Gobernador, ni nadie de esta administración está planteando vender la AEE en su totalidad. Sí estamos atendiendo la posibilidad de abrir el mercado, estamos analizando cómo lo vamos a hacer.

¿Ya le dijo a las empresas interesadas que no va la privatización total?

Sí. Que no estamos de acuerdo con una venta total.

¿Le dejaron saber que existe la posibilidad de una compra parcial o que den algún servicio?

Claro. Les dejamos saber que Puerto Rico is open for business. Tan sencillo como eso. Semanalmente viene gente a esta oficina con interés en hacer negocios en Puerto Rico.

¿Entre las empresas interesadas en comprar la AEE, hay alguna de EE. UU?

Sí, dos.

¿Y la tercera?

Es una coreana que está establecida en Estados Unidos y en países de Suramérica. Ven a Puerto Rico como una muy buena opción para hacer negocios. Estaban preguntando sobre la política pública energética; querían saber qué iba a hacer el Gobierno.

¿Cuál es la propuesta de esta oficina ante el nuevo escenario energético?

Que tenemos que distribuir energía de otra manera, que todos tengamos el derecho de hacer generación distribuida a todo Puerto Rico, en lugar de hacerlo centralizado por la infraestructura de la AEE. La política pública es la democratización del sistema de energía. De todas las posibilidades que hay, esa es la más importante, que todo el mundo tenga el derecho.

¿Qué entiende por “democratización”?

Generación desde Alianzas Público Privadas, generación desde las pequeñas y medianas empresas, y generación individual.

¿Por qué se refiere a esto como un derecho?

Es que el derecho a la energía lo tenemos todos. No puede ser a través de una sola corporación, de un solo negocio. Todos tenemos derecho a generarla y a ser autosustentables. Empieza desde la célula más pequeña de una sociedad, que es la residencia, el individuo. Esta idea la he tenido desde hace tiempo, pero a medida que voy discutiendo con profesores de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez y Arecibo, y habiendo trabajado tanto tiempo en la Autoridad de Energía Eléctrica, me convenzo más. Por eso me traen aquí.

¿Cómo pretende comenzar?

Regionalizando el sistema en microredes, ese es uno de los puntos de partida para generar energía. Puede ser con energía renovable y con gas natural. Estamos listos para comprar energía a empresas que han venido a hacer propuestas, pero les dije como te dije ahorita, que con el traslado del monopolio de un lado al otro no estoy haciendo nada para resolver el problema.

¿Cómo esta iniciativa evitaría el monopolio?

Si regionalizo el sistema, se abre el mercado a la competencia, que es lo que el monopolio no permite. Sea el monopolio público o privado, simplemente no permite la competencia. Por eso quiero que se limite el monopolio, pero eso no quiere decir que se destruya un sistema que por muchos años ha servido, como lo es la Autoridad de Energía Eléctrica.

¿Qué es lo que quieren modificar?

La palabra Autoridad es lo que ya debe modificarse. Cada vez que yo vaya a trabajar con el sistema de la energía en Puerto Rico, ¿donde tengo que morir? ¿en la Autoridad de Energía Eléctrica? ¿En la única que te cobra?

Antes del huracán, el costo de la AEE estaba a 21 centavos el kilovatio hora, mientras que el de Sunnova es de 19 centavos en adelante.

Nuestro interés es que el costo de energía sea el más económico posible y con menos daños ambientales. Yo le hablo a la gente de un costo de kilovatio hora de once centavos o menos. Eso es bueno. Y que proyectos de generación de energía de gas natural o gas propano deben estar en los ocho centavos o menos, para que sea accesible al pueblo y haya un desarrollo económico.

¿Cómo va a evitar lo que sucedía antes de la creación de la AEE, cuando dominaban las empresas privadas y había sectores con necesidades a los que no llegaba el servicio? ¿Cómo se va a cumplir un papel social en la generación y la distribución de la electricidad?

Ya la Autoridad lleva setenta años en ese desarrollo social. A todos los confines de Puerto Rico se ha llevado energía. El cometido social de la AEE se cumplió; pero ya dejó de cumplirse. Yo estuve en el sector Caricaboa de Jayuya entregando una plantita eléctrica porque no hay energía después del huracán. La AEE no está llevando el servicio adecuadamente porque no tiene la capacidad. ¿Por qué no puedo permitir que la persona tenga su propio sistema, que sea autosuficiente, que sea resiliente, que es lo que buscamos, aunque sea con un sistema básico de generación?

¿Como se va atender el acceso a la electricidad entre los pobres que no tienen dinero?

Yo puedo obligar a todas las compañías que están vendiendo energía en Puerto Rico a crear un pote. Se podría montar un fondo especial para crear microredes, una especie de fideicomiso. Ya estamos discutiendo estas opciones en nuestra oficina.

¿Cree que a una empresa privada le va a interesar sacar recursos para los que menos tienen?

Para eso está el Gobierno, para eso estamos nosotros. Tenemos que ser responsables con las comunidades aisladas. El Gobernador lo ha hablado y estamos de acuerdo con eso. Esos fondos se pueden obtener con las mismas compañías y con el Gobierno federal. Ya el Cuerpo de Ingenieros está considerando hacer un funding especial. Por eso es la importancia de lo que estamos haciendo ahora en la oficina, son los primeros pasos en esa dirección.

 

*Publicado originalmente por el Centro de Periodismo Investigativo.

Source link

Congreso de Ecourbanismo discutirá alternativas para la sustentabilidad ecológica del país


Scuba Dogs Society, entidad sin fines de lucro, dedicada a desarrollar e impulsar iniciativas que promuevan una mejor calidad de vida en Puerto Rico y reconecten al ser humano en perfecta armonía con la naturaleza, celebrará la novena edición del Congreso de Ecourbanismo Enrique Martí Coll, los días 25 y 26 de enero. El Congreso, que tendrá lugar en la Universidad del Sagrado Corazón, tiene el objetivo de buscar alternativas de acción que adelanten la sustentabilidad, resiliencia y adaptabilidad social-ecológica de todo el país ante los eventos extremos a los cuales se enfrenta.

“Para sobreponernos a los retos sociales, ecológicos y económicos a los cuales se enfrenta Puerto Rico, es necesario aglutinar la voluntad y talento de todos los sectores sociales de la Isla en busca de esas alternativas. Debemos ser capaces de  establecer las bases para convertirnos en un país resiliente ante la incertidumbre  que el impacto de las actividades humanas traen al planeta.

“En el Congreso de Urbanismo vamos a explorar el tema usando como punto de partida las sugerencias de Enrique (Quique) Martí Coll, a la vez que recordamos los 25 años de su partida”, apuntó Gloria Ruiz, integrante de la Junta Directiva de la organización y viuda de Enrique Martí Coll, quien fue uno de los principales publicistas y reconocido ambientalista en el país.

Ruiz recordó que hace casi treinta años Enrique Martí Coll propuso una reorganización social-ecológica para Puerto Rico ante el reto de que el país fuera sede de los Juegos Olímpicos en el 2004.  “Las sugerencias de Quique tienen vigencia hoy ante la emergencia urbana a la cual se enfrenta Puerto Rico y durante este Congreso las vamos a revisar y actualizar”, puntualizó Ruiz.

Además, en el Congreso se revisarán las sugerencias del Papa Francisco en su Encíclica Laudato Si, la cual enfatiza la relación que existe entre  la justicia social y la justicia ecológica, y las acciones que el ser humano debe considerar ante el cambio climático y los cambios dramáticos en las esferas sociales, económicas y ambientales del mundo de hoy. Igualmente, relacionará las sugerencias de Quique y del Papa con las acciones que deben considerar los puertorriqueños ante la emergencia urbana y la necesidad de construir un país resiliente y adaptable.

En el Congreso participarán prestigiosos ambientalistas, líderes comunitarios, planificadores, economistas y ecólogos del país tales como el planificador Aníbal Sepúlveda, Ariel Lugo, ecólogo,  Dra. Tischa Muñoz-Erickson, científica social-ecológica; Luis Jorge Rivera, planificador; Lyvia Rodríguez, directora ejecutiva de ENLACE, y los economistas Lcda. Heidie Calero y José Villamil.

Interesados en participar del evento pueden llamar al 787-554-0040 para inscripción o entrar a la página WEB de Scuba Dogs Society, www.scubadogssociety.org.

Source link

El huracán María destapa el fracaso de la mayoría de los paneles solares en Puerto Rico


Rafael Rivera, residente de Caguas, es uno de los clientes de Sunnova que se quedó sin luz después del huracán. Foto por Leandro Fabrizi Rios | CPI

A pesar de que las placas solares resistieron las ráfagas del huracán María en su techo, Madeline Batista no podía prender bombillas, ni la nevera, ni los enseres que necesitan electricidad. El sistema fotovoltaico, instalado en su casa en el pueblo de Naguabo por la empresa Sunnova, dejó de funcionar. Estaba conectado a la misma red de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que destruyeron los vientos huracanados.

En las montañas de Adjuntas, mientras tanto, la organización comunitaria Casa Pueblo seguía prendida. Vecinos buscaron auxilio en las instalaciones de esa entidad, la única que tenía electricidad en el casco urbano durante la emergencia. Sus placas fotovoltaicas estaban acompañadas de baterías que permiten operar en todo momento con independencia de la AEE y a la vez usar la energía durante la noche. El lugar se convirtió en oasis energético autónomo. Lugareños llegaban a cargar teléfonos, se daban terapias respiratorias con máquinas que requieren electricidad y, sobre todo, se organizaban para ayudarse mutuamente tras la peor catástrofe natural que ha vivido el País en su historia contemporánea. Autogestión comunitaria en su máxima expresión.

Sin embargo, la mayoría de los más de 10,362 sistemas renovables que han instalado los puertorriqueños terminaron como un adorno en los techos, como el caso de Batista, encontró una investigación del Centro de Periodismo Investigativo (CPI). La naguabeña pertenece al grupo de clientes que hicieron contratos de compra de energía con la corporación Sunnova, cuyas placas fotovoltaicas y servicios no cumplen con la promesa de ahorro en la factura. Aunque no es la única que instala estos equipos en Puerto Rico, la empresa tejana es la principal proveedora de energía renovable a nivel residencial en el País y la única certificada por la Comisión de Energía para ofrecerlos a modo de arrendamiento.

Principalmente por problemas de sobrefacturación de los sistemas que ofrece Sunnova, ya desde antes del huracán sobre 1,000 personas se habían querellado ante la Oficina Independiente del Protección al Consumidor (OIPC), una especie de defensor de los clientes ante la AEE y empresas de energía.

En el patio de Batista, en un pedacito de tierra que puede recorrer de un extremo a otro en menos de un minuto, en jardineras construidas con bloques de cemento a ambos lados del tendedero de ropa, Batista cultiva yautía, moringa, mangó, cebollines, papaya, col rizada, además de criar gallinas y gansos, para contar con cierta autosuficiencia y seguridad alimentaria. Del mismo modo había decidido instalar los paneles solares: quería estar preparada para cuando fallara el servicio de la AEE.

Tres años antes había firmado un contrato con Sunnova para comprarle energía solar y alquilarle 16 placas fotovoltaicas, con una factura de $108 dólares mensuales por 25 años, y un pago adicional de $3 mensuales a la AEE, una promesa de mercadeo que no se cumplió, porque siempre tiene que pagar más. Ahora sube por una escalera de aluminio hasta el techo de su casa para demostrar su descontento adicional: “Me gusta la energía solar porque es limpia y sin ruido, pero si no tienes batería que te permita desconectarte de la red, los paneles no sirven”. Al momento de entrar en el acuerdo de compra de energía con Sunnova, nadie de esta empresa ni de la AEE le informó que las placas fotovoltaicas iban a quedar inoperantes incluso de día, mientras reciben luz solar.

Batista alega que, para resolver la necesidad de baterías, en Sunnova le ofrecieron hacer un contrato adicional para suministrarle el equipo de almacenamiento de energía, pero eso no es negocio para ella, pues implica gastar aún más dinero.

Los productos solares sin baterías nunca se establecieron en el mercado puertorriqueño para resistir el huracán, sino para alegadamente tener ahorros en la factura, explicó Máximo Torres, ingeniero y fundador de la empresa puertorriqueña Maximo Solar Industries.

“Ese modelo es para Estados Unidos, pero en Puerto Rico hay apagones y huracanes”, añadió Torres. Su empresa suplía placas fotovoltaicas financiadas por Sunnova hasta 2017, pero ya no tiene relación con esta. Por el contrario, ahora se dedica a instalar equipos con batería, como los de Casa Pueblo.

No era una novedad para la AEE ni para Sunnova ni para Máximo Solar que la mayoría de los equipos iban a quedar inoperantes en un contexto de huracanes más fuertes e intensos. Aún siendo un ciclón de categoría 2, el huracán Sandy dejó en 2012 a cientos de residencias sin su capacidad de usar energía solar en los estados de Nueva York y Nueva Jersey.

Esa fue una experiencia de aprendizaje para la industria: cuando la transmisión y la distribución de energía se llevan a cabo por medio de una infraestructura centralizada, el sistema es más vulnerable a los huracanes, como demostró María cuando cayó la red eléctrica porque las plantas generadoras estaban conectadas a una sola matriz de la Autoridad de Energía Eléctrica.

Ante la realidad de que la mayor parte de la energía se produce en el sur de Puerto Rico y se consume principalmente en el área metropolitana, luego de ser transportada a través de las montañas por medio de cables que destruyeron los vientos, la alternativa es hacer generación distribuida en microrredes, o sea, producir la energía en muchos sectores cerca de diferentes centros de consumo, explica el ingeniero Lionel Orama, coordinador del lnstituto Nacional de Energía y Sostenibilidad Isleña (INESI), un grupo de académicos de la Universidad de Puerto Rico que investiga para resolver problemas energéticos del País.

“María nos dio en la cara y nos hizo saber que tenemos que cambiar la manera de ver el sistema fotovoltaico, ya no como una manera de pagar menos dinero a la Autoridad de Energía Eléctrica, sino que dé seguridad ante los huracanes”, añadió Orama.

Prende la independencia energética en la montaña

Alexis Massol, uno de los fundadores de Casa Pueblo, condujo el 26 de diciembre hasta el barrio Saltillo de Adjuntas, cruzó un puente levantado sobre una quebrada, recorrió un camino enlodado y llegó hasta lo que parecía una casita de cemento. Allí se levanta la antena de transmisión de la emisora radial de esta entidad comunitaria. A diferencia de la sede de la organización en el casco urbano, esta otra estructura tuvo que operar con una planta eléctrica tras el paso del huracán.

En el techo y sobre un rancho que construyeron en la parte posterior, se encuentran 42 paneles solares que Radio Casa Pueblo acaba de instalar. Adentro hay un banco de baterías que, en caso de mal tiempo que no permita a los paneles recibir suficiente luz solar, darán una autonomía energética por hasta tres días consecutivos.

Efraim Ayala, técnico de la empresa Maximo Solar, bajó una palanca desde donde indica “AEE” hasta colocarla “off the grid” o fuera de la red. “Ahora están desconectados de la Autoridad”, le informó a Massol. Y así fue cómo Radio Casa Pueblo inauguró la primera torre de transmisión radial de Puerto Rico energizada totalmente por una fuente renovable e independiente de la AEE.

“Ya no tenemos que pagarle dinero a la Autoridad. Vamos a tener ahorros”, celebró Massol, reconocido internacionalmente con el Premio Ambiental Goldman (considerado el Nobel verde). “Me siento feliz. La energía que producimos no tiene que afectar el ambiente porque es limpia. Queremos estar preparados para el cambio climático”.

Casa Pueblo, con casi 40 años de autogestión comunitaria y de activismo en favor de causas ambientales, es una de las pocas organizaciones que puede cantar victoria. El huracán María puso al descubierto que, de la totalidad de los proyectos solares residenciales, comerciales e industriales conectados a la AEE (incluidos los de empresas que no son Sunnova) sólo la minoría son capaces de operar de forma independiente tras un fallo de la red eléctrica. Los equipos forman parte del llamado sistema de medición neta, en el que las empresas le venden a la corporación pública parte de la energía que producen con sus sistemas renovables.

“Son como un 10% de todos los conectados al sistema de medición neta los que aproximadamente tienen baterías”, dijo al CPI Francisco Rullán, director ejecutivo de la Oficina Estatal de Política Pública Energética (OEPPE). “Ahora, con el embate del huracán, te diría que la mayoría las quiere instalar”. María provocó un gran cambio en la industria renovable del país: el movimiento hacia la instalación de baterías.

Para Efraín O’Neill, investigador de sistemas de energía en el Recinto Universitario de Mayagüez, hablar de seguridad e independencia energética también significa que las empresas locales sean las que se encarguen de gestionar el sistema renovable.

La empresa tejana Sunnova controla el 62% de todo el negocio del sistema de medición neta a nivel residencial en Puerto Rico, según la investigación del CPI.

El sistema de medición neta cuenta con 10,362 abonados, aseguró la AEE al CPI. Además de los 6,000 clientes de Sunnova que ya están conectados a la red, esta tiene casi 4,000 esperando a que la AEE los enchufe al sistema de medición neta, lo que causaría que la empresa tejana tenga el control del 97% del negocio en Puerto Rico.

“Pasamos de una dependencia de fósiles a una dependencia de renovables para una compañía que no es de aquí. Seguimos sacando los chavos fuera del País”, alegó O’Neill sobre el dominio de Sunnova del mercado de renovables.

“Esto me preocupa. Tienes otra Autoridad de Energía Eléctrica básicamente. Esto es un problema”, señaló el director de la OIPC, Pérez Vélez, en cuanto al desarrollo de un posible monopolio. “La empresa tiene entonces más responsabilidad en cuanto a la orientación que debe ofrecer a los clientes. Tenemos que evitar que estas compañías se conviertan en lo que era la AEE, por sobrefacturación, mal servicio e ineficiencia”.

El carro se convierte en una planta eléctrica

En Naguabo, en la marquesina de la casa de Madeline Batista, hay un carro con el bonete levantado. Ella tuvo que conectar un inversor de 1,500 vatios a la batería del vehículo, y enchufar una extensión para llevar energía a los enseres de refrigeración y el abanico. Pero necesitaba echar cada vez más gasolina para mantener el carro prendido y proteger la batería.

“En Sunnova me dijeron que mientras tanto, para resolver el problema, comprara una planta eléctrica”, añadió. “Y yo no soporto las plantas. No puedo dormir con el ruido”.

Tener planta eléctrica o servirse del carro invalidan por completo su objetivo de energía más limpia. La gasolina es derivada del petróleo que, junto con el carbón y el gas natural, son combustibles fósiles que causan el calentamiento global.

“Este movimiento de ciudadanos que están por la energía renovable, por energía más limpia, no merece eso después de que hacen una inversión tan grande”, sostuvo Pérez, el director de la OIPC.

Sunnova, sin embargo, culpa a la AEE por la interrupción del servicio de sus clientes.

“La gente se quedó sin energía porque basado en la reglamentación de la Autoridad, los paneles solares no pueden funcionar si el grid de la AEE no funciona. Si se cae la red, todos los sistemas renovables se caen en un 100%”, alegó Karla Zambrana, gerente general de Sunnova en Puerto Rico, en una entrevista con el CPI.

Los equipos renovables se desconectan automáticamente cuando se interrumpe el servicio de la AEE, como una medida de seguridad para no enviar electricidad a la red de la corporación pública y poner en riesgo a los empleados que la están reparando.

El 10 de octubre, durante las reuniones que el gobernador Rosselló mantuvo con distintos sectores durante la emergencia energética, se reunió con representantes de Sunnova para buscar una solución a los problemas de esta empresa. “El objetivo fue eliminar la burocracia del proceso de interconexión con la Autoridad de Energía Eléctrica, para que los clientes, una vez se restablezca el grid, comiencen a disfrutar de una manera expedita sin el proceso burocrático”, aseguró Zambrana al CPI.

Para la OIPC, los problemas con el sistema de medición neta son una responsabilidad compartida con la AEE. “Cuando comenzó el sistema de medición neta, podías estar más de un año esperando a que la Autoridad te conectara. Luego hubo legislación de 2014 y 2016 que bajó el tiempo a 70 días. Es un avance significativo, pero estamos bien atrás”, sostuvo Pérez. “Hay jurisdicciones en Estados Unidos donde lo puedes hacer hasta por internet y se tarda dos o tres días. No es justo que para querer producir energía limpia tengas que esperar tanto”.

Hoy el País sólo genera un 2% de su energía con fuentes renovables, procedentes principalmente de utilidades solares y eólicas contratadas bajo la administración del ex gobernador Luis Fortuño, en un proceso actualmente cuestionado en los tribunales. La Ley 82 de 2010 ordena generar un 12% de toda la electricidad con recursos como el sol y el viento para el 2019.

Confusión tras el ‘media tour’ de Sunnova

Al día siguiente de la reunión con Rosselló, el principal oficial ejecutivo de Sunnova, John Berger, aparecía en medios impresos en Puerto Rico hablando de que traería baterías para resolver la falta de energía entre sus clientes. Sólo que cometió un error: no indicó que había un costo adicional.

A raíz de esta publicidad, una residente de Carolina con 30 placas solares de Sunnova, Lydia Rosa, creyó que las baterías se las iban a dejar gratis, porque entendía que así la empresa asumía su responsabilidad de arreglar el problema.

No fue la única. “Mucha gente llamó a mi Oficina para quejarse de que necesitaba una batería”, añadió el director ejecutivo de la OIPC, hablando sobre la confusión creada tras el media tour de Sunnova.

La empresa tuvo que hacer una aclaración en los medios: el equipo de almacenamiento de energía tenían que pagarlo los clientes.

Rosa asegura que cuando se comunicó con la empresa para solucionar su problema, le ofrecieron una batería de 13.5 el kilovatio hora (KWh), a $100 dólares por mes, por 10 años. El aparato de almacenamiento de energía nunca sería de ella porque, al igual que las placas solares que están en su techo, Sunnova sólo ofrece equipos por medio de arrendamiento, un modelo de negocio conocido como PPA (Power Purchase Agreement). Sunnova no permite que sus clientes compren baterías a un mejor precio con otro proveedor.

“Esto es una cogida de idiota que nos dieron a los puertorriqueños”, opinó Rosa.

¿Por qué Sunnova está ofreciendo las baterías ahora?,  preguntó el CPI a la ejecutiva de Sunnova.

“El impacto de María nos hizo cambiar el modelo de negocios para dar la solución al cliente y que pueda disfrutar de energía de forma continua. Ahí fue que tomamos esta decisión de mercado”, aseguró Karla Zambrana.

¿Pero no lo habían pensado antes del huracán?

“Sí. El huracán María lo que hizo fue acelerar el tiempo de traer el producto”, respondió. Sunnova lleva cinco años en el mercado de Puerto Rico.

El huracán también puso en evidencia las tensiones entre la AEE y una Sunnova deseosa de expandir el negocio y resolver el caos entre sus clientes. La orden ejecutiva del gobernador Ricardo Rosselló emitida un mes después del huracán para acelerar el proceso de conexión de los equipos solares residenciales a la red de la AEE, ante alegaciones de burocracia en la corporación pública para conectarlos, no cumplió su cometido en la medida en que la AEE no agilizó el proceso.

Al primero de diciembre, el sistema de medición neta contaba con 10,362 abonados, lo mismo que antes del huracán. La lentitud de la respuesta de la AEE hizo que Sunnova alzara la voz. La dirección de la empresa envió una carta (que no hizo pública) al director ejecutivo Justo González y a la Junta de gobierno de la AEE, y al gobernador Rosselló, alegando inacción de la agencia y la renuencia de ésta para trabajar en colaboración con Sunnova, según denunció en un comunicado.

“La AEE ha incumplido con la Orden Ejecutiva del Gobernador, lo cual, desafortunadamente, ha creado una situación que pone en duda los esfuerzos y el compromiso de la AEE de restaurar rápidamente la energía eléctrica a sus clientes, y de cumplir con sus obligaciones. Por la presente, Sunnova solicita que se establezca una fecha final y definitiva para completar este proceso”, sostuvo Berger en la comunicación.

“La falta de electricidad después de tres meses, y la renuencia de la Autoridad a trabajar con empresas como la nuestra, continúan impidiendo los esfuerzos de ayuda y recuperación en la Isla, en detrimento de los residentes locales”. El director ejecutivo de la AEE no atendió varias peticiones de entrevista para hablar sobre este tema y otros aspectos de las energías renovables.

Calidad de vida ante la emergencia

Entre la vegetación de un sector que se conoce como El Hoyo, en Adjuntas, aparece una vereda de unos tres pies de ancho y pavimentada con cemento, que conduce a 25 casas humildes construidas principalmente de madera. En ocho de los hogares, Casa Pueblo ha instalado equipo solares que parecen de una casa de muñecas y funcionan de verdad. Son dos paneles fotovoltaicos y una batería, con un inversor de 300 vatios, a los que conectan dos bombillas, una radio de mano y una neverita pequeña, como un buzón del correo.

Una vecina guarda en la neverita dos botellas de agua, una merienda y la insulina que necesita conservar fría para suministrarla a su esposo, mientras que más adelante, en una vivienda situada sobre una loma, María Medina ahora puede encender la máquina que necesita para hacerse diálisis diario y remediar la insuficiencia renal. Ya no tendrá que darse el tratamiento manual, menos efectivo que el tratamiento mecánico. “Para mí esto ha sido una oportunidad de salir de la crisis”, explicó Medina, a quien Casa Pueblo le añadió dos placas adicionales para que funcione la máquina de diálisis. “Este fue mi regalo de Navidad”.

Para que Puerto Rico dé el salto a la sustentabilidad energética, hay que comenzar por reducir el consumo y pensar en equipos que suplan las necesidades más importantes, opinó Orama.

“Hoy día puedes montar placas solares con almacenamiento de energía que te está saliendo en 20 centavos el kilovatio hora, casi lo mismo que le estás pagando a la Autoridad de Energía Eléctrica. Tenemos que empezar otra vez a hablarle a la gente de que hay equipos que dan, aunque sea, una calidad de vida en emergencias. Eso es mucho mejor que cero energía o que una planta eléctrica que hace ruido, daña el ambiente y te hace gastar dinero y tiempo haciendo filas para comprar gasolina”, sentenció Orama, refiriéndose a sistemas alternos al de Sunnova.

El equipo solar de emergencia que repartió Casa Pueblo cuesta unos $1,800 y ha sido una salvación en medio del gran apagón causado por el huracán. “Tenemos que pensar en un sistema que nos sirva para lo esencial, para ir poco a poco independizándonos de un sistema basado en el petróleo”, añadió Massol.

A pasos de la plaza de Adjuntas, en la casona de la organización comunitaria, Massol entró cuando apenas comenzaba a llegar la electricidad al municipio. Habían pasado más de tres meses del huracán. Vio a una vecina que pedía una lamparita de mano, de esas que se cargan con sólo dejarlas por el día a pleno sol. Luego de observar a una empleada de Casa Pueblo suministrar esa herramienta, Massol señaló un letrero colgado en el techo de la sede de la organización, que exhibe un mensaje: “Transformando la crisis con alternativa solar energética”.

Ese lema no es una fantasía, declaró al CPI. “Aquí hay una opción energética que opera perfectamente. Este discurso ambientalista no es un mensaje utópico. Es un mensaje práctico”, sostuvo Massol.

Cuando la energía solar es más cara

En la Oficina Independiente de Protección al Consumidor, el abogado José Pérez pasa revista sobre la importancia de las energías renovables y sobre lo mal que se han implantado en Puerto Rico.

Las quejas ante la OIPC son de clientes que pagaban alrededor de $300 a la AEE y, tras firmar un contrato con Sunnova tratando de bajar la factura, pagaron a esta empresa hasta $200 mensuales más casi $200 a la corporación pública, para una total de $400.

“Fuiste a buscar algo mejor y saliste peor”, resumió Pérez.

Cuando los consumidores hacían acuerdos de alquiler de placas fotovoltaicas con Sunnova, que por ejemplo iban a producir 1,500 kilovatios, finalmente generaban la mitad. “Como las placas generan menos de lo que el cliente necesita, el equipo se interconecta con la AEE para comprarle electricidad. Nunca vas a pagar solamente $3 pesos a la AEE que te prometieron, siempre más”, explicó.

Sunnova sostuvo que no puede garantizar a los clientes que solo van a pagar los alegados $3 dólares a la corporación pública. “La factura de la AEE para cada cliente depende de la cantidad de energía utilizada de la red después de que se le ha descontado la producción de energía solar”, indicó en un comunicado.

El CPI confirmó que al menos una compañía, Alpha Solar, vende contratos de Sunnova, por lo que en ocasiones los clientes están haciendo negocios con Sunnova sin saberlo. Luego de firmar un acuerdo de compra de energía, las que instalan los equipos de Sunnova son Windmar Home, New Energy, Pura Energía, Integrated Solar Operations y Mel Pro.

Sunnova llegó a Puerto Rico en 2012, cuando el costo de la energía de la AEE era bastante cara, de sobre 28 centavos el kilovatio hora (kWh). Trató de hacerle la competencia a la AEE implantando un costo de casi 20 centavos el kWh. Pero eso no iba a durar mucho tiempo.

“La compañía sabía que el costo de kilovatio hora de la Autoridad no iba a quedarse tan alta. El pueblo de Puerto Rico no podía seguir pagando esas cantidades”, añadió Pérez.

Madeline Batista paga 19 centavos el kWh a Sunnova, más 21 centavos el kWh por la factura de la AEE. Cuando el costo de la energía de la corporación pública bajó a 17 centavos el kWh en 2016, la de Sunnova se mantuvo más alta. Ella siempre pagaba dos facturas altas, con criterios de cobro diferente; y siempre pagaba más de lo que le prometieron.

La OIPC considera “leoninos” los contratos con Sunnova que obligan a renunciar a resolver disputas en los tribunales locales para hacerlo por medio de un proceso de arbitraje en el estado de Texas, que tenían que pagar los propios consumidores, según Pérez.

De las quejas presentadas ante la OIPC antes del huracán, 300 se convirtieron en querellas formales ante la Comisión de Energía (CE), que supervisa la política pública energética y mantiene una investigación al respecto.

“Ahora hay que añadir un nuevo factor a la investigación: ver cuál es la expectativa del cliente cuando se hace un contrato y si la expectativa era tener solamente energía limpia o si tener sustentabilidad cuando se cayera el grid”, explicó José Román, presidente interino de la CE. La investigación indaga en si, de acuerdo a la expectativa de seguridad energética de los clientes, ahora Sunnova tiene que dar el servicio de baterías libre de costo, añadió Román.

En Adjuntas saben que, a pesar de lo costoso de los equipos solares, estos pueden llevar el país a la independencia energética. Para que cuando el pueblo esté a oscuras, un grupo de vecinos pueda ir al cine comunitario alumbrado con energía solar, como hicieron el 23 de diciembre para ver un un documental. Y que Casa Pueblo pueda enviar un cable para energizar las cabinas de la emisora radial, que se encuentran detrás de la casona, como hicieron tras el huracán María. La organización ya ha repartido casi 10,000 de las lámparas que se cargan con sol. Por la noche, en la oscuridad de la montaña, se pueden ver las luces en movimiento.

 

*Publicación original del Centro de Periodismo Investigativo.

Source link

Radio Casa Pueblo opera ahora totalmente con energía solar


Paneles solares energizan ahora la antena de transmisión.

La estación radial comunitaria Radio Casa Pueblo se convirtió en la primera emisora en todo el Caribe en transformar su infraestructura para operar en su totalidad con energía renovable. Aparte de la reducción de costos, esto implica un impacto positivo para el ambiente. El desarrollo del proyecto estuvo a cargo de Casa Pueblo de Adjuntas y la empresa Maximo Solar Industries, que junto a la organización sin fines de lucro “Somos Solar”, han unido esfuerzos para adoptar instituciones educativas de impacto comunitario alrededor de la Isla, energizándolas con el sol.

En el marco de la celebración del décimo aniversario de Radio Casa Pueblo, el proyecto cobra especial relevancia para la estación, que durante el paso del Huracán María se convirtió en la principal fuente de comunicación para las poblaciones de la región central de Puerto Rico. El hecho de ahora operar cien por ciento con energía solar, le permite la continuidad de su operación, sin depender de los vaivenes del sistema eléctrico.

Por su parte, Arturo Massol Deyá, director asociado de Casa Pueblo, afirmó queRadio Casa Pueblo marca una nueva ruta para las telecomunicaciones. Tras el paso del Huracán María, las comunicaciones colapsaron por razones diversas como daños a las antenas, accesos intransitables a las áreas de éstas y escasez de combustible para recargar los generadores. Aunque Radio Casa Pueblo ya funcionaba con energía solar, el transmisor todavía dependía de un generador eléctrico. Los altos costos convencionales para operar ese transmisor ahogaban la operación cotidiana de nuestro proyecto radial. Este gran proyecto que hemos podido finalizar en tiempo récord nos libera de ese gasto oneroso y nos deja mucho mejor preparados, no solo para el trabajo cotidiano sino también para enfrentar emergencias”.

Con una inversión cercana a los $73,000 en fondos combinados entre la organización Casa Pueblo, la empresa Maximo Solar Industries, así como donaciones del fabricante de baterías solares Mk Battery/East Penn en Estados Unidos, Radio Casa Pueblo asegura la continuación de sus labores educativas e informativas. Radio Casa Pueblo lleva más de una década promoviendo la autogestión, la apreciación y protección de los recursos naturales, culturales y humanos.

El proyecto de energía renovable consistió en la instalación de 42 paneles solares de 260 Vatios que producen alrededor de 16,000 KWh anuales, combinados con la bateria UNIGY II 48AVR95-33, en energía limpia para sostener la operación total de la estación. Por su peculiaridad y por lo que implica la operación de Radio Casa Pueblo para la Isla, este es uno de los proyectos más significativos para Máximo Solar.

“La transformación energética de Puerto Rico a un modelo limpio y sustentable requiere de acciones concretas palpables”, expresó Máximo Torres, presidente de Maximo Solar Industries. “Hoy somos partícipes de una iniciativa real de uno de muchos proyectos de energía que producen y almacenan su propia energía, proyectos que aportan grandemente a un mejor Puerto Rico y a sus comunidades. Seguiremos dando el máximo por ayudar a construir un nuevo modelo energético en Puerto Rico”, concluyó Torres.

Radio Casa Pueblo se posiciona a la vanguardia de los modelos de comunicación comunitaria comparado con proyectos similares en África y Europa. “Anunciamos esta gran noticia con mucho énfasis y ánimo celebratorio porque queremos ser un modelo a emular por otros medios de comunicación locales y de toda la zona caribeña. Que en la próxima emergencia estemos todos mejor preparados para comunicarnos, evitar tragedias y servir a nuestras comunidades”, añadió Massol.

Radio Casa Pueblo se escucha por la frecuencia 1020AM en la zona central y también a la distancia, vía Internet, por www.casapueblo.org y Tunein Radio.

Source link

Con el permiso de los que tienen electricidad


Con el permiso de quienes sí ya tienen electricidad, pero creo que los que no, debemos considerar, como los policías, una especie de huelga de brazos caídos, porque el costo físico, emocional y económico de seguir en nuestra “normalidad” como si no pasara nada es no solo criminal en estas circunstancias, es otra forma más en la que se mantiene la estructura de privilegio, amiguismo, panismo y corrupción que promueve una estructura de desigualdad intacta y creciente.

Que hagan más los que más tienen, que asuman más quienes más pueden. Los que somos más privilegiados debemos tener un sentido ético en todas las faenas de nuestra vida. Pues bien, el momento que vivimos es uno crucial. No tener electricidad por tanto tiempo está desde ya cambiando nuestra vida y nuestras posibilidades de vida futura. Nuestra familia y nosotros mismos nos deterioramos en todas las áreas de nuestra vida. Así opera la estructura a gran escala y la falta de electricidad es solo ahora un medio burdo para darnos cuenta y hacerlo patente.

Ya hay una larga historia de que quienes menos pueden y tienen subsidian con sus sacrificios a los que más. La forma en que el gobierno ha manejado este servicio esencial acrecienta esto. No es lo mismo los estudiantes que a esta altura no tienen lugar con electricidad donde hospedarse y estudiar que quienes sí lo tienen, lo veo a diario, me da coraje, y eso los pone y los mantendrá siempre en desventaja, no importa cuan inteligentes, hábiles y cuantas destrezas tengan. No importa su talento, estarán y están en desventaja. Tampoco es lo mismo para nosotrxs lxs profesorxs el cómo sobrellevar la carga académica y lo que se espera de nosotrxs, llevarla estoicamente y con dignidad, pero en el agotamiento invisible, viendo a otros que tienen más hacer mínimos cuando una hace más con menos y se presume que todxs estamos en igualdad de circunstancias, y ni hablar de los empleados, por ejemplo. Hay que atar este esquema de la electricidad con una estructura de desigualdad que se va reproduciendo a sí misma.

La electricidad no es el único medidor, claro está, pero en esta situación es uno bien evidente si una mira que hay quienes tienen apoyo, ahorros, patrimonio y alternativas y quienes simplemente no la tienen por la estructura en que ya vivían y la que vienen arrastrando en sus vidas desde que nacieron. No hay luz para todxs, pues que los que no tienen ni tendrán, sean relevados sin castigo de parte de su carga sin consecuencias con las que tengan que cargar el resto de sus días. No puede ser que se sigan deteriorando, endeudando (aún más!!), hundiéndose más aún en las circunstancias de desventaja que ya le precedían a esta debacle.

Quizás un primer paso es atreverse a hablar, a decir lo que nos sucede en nuestros lugares, desde los círculos familiares y de amistades, hasta nuestros respectivos espacios laborales, universitarios, etc.

Preguntarle a quienes nos rodean cómo les va, cómo sobrellevan los días y hacer de eso un tema común a todxs y no solo a quien tiene “el problema”. Sobre todo, dejar el estoicismo laboral que es muy complaciente para quienes permanecen inalterados, patronos y otros en esta debacle porque no tienen que lidiar con las necesidades reales que tienen empleados, estudiantes, profesores, colegas, trabajadores en todas las escenas laborales. Porque la premisa es que todo está normal y que cada cuál asuma su carga individualmente. Parece sencillo pero no lo es.

Hay que demostrar que no somos robots y que tenemos necesidades y angustias individuales y colectivas porque aunque los problemas nos los hagan ver individuales, son colectivos y nos conciernen e implican a todxs. No hay que sentir culpa ni verguenza en nuestros empleos por decir que todavía no tenemos luz y que se nos hace duro lidiar con la cotidianidad. Eso parece fácil pero es muy difícil porque hemos privatizado hasta nuestros dolores, angustias y necesidades en una catástrofe colectiva, asuntos que son políticos en el sentido del país o de nuestra comunidad, lo asumimos como propios y, como tal, si no logramos atenderlos se ve como un fracaso personal.

Pues NO. Hay que romper con ese silencio, y romperlo incomoda porque parece aguafiestas del lugar común celebratorio, el que todo lo aplaude, el de “aquí todo está bien” o “no pasa nada” o “nos levantamos rápido a producir”, ¨”mira que laboriosos somos los boricuas”, “mira que felices están los estudiantes”, “mira que bueno que ya todo está corriendo normal, aplausos”…

Acaso sea ese el acto de mayor opresión en estos días. Hay que romperlo y ese es quizás el acto de mayor resistencia. Por ahí empezar. No autocensurarnos. No todos estamos llevando esto de igual manera, no todos lo pueden manejar con iguales recursos, ni con el mismo capital económico o capital social, y eso hay que plantearlo en todos sitios, aunque incomode. Qué hacer con esa realidad para convertirla en algo político, en acciones públicas y colectivas es lo que nos toca atender… entre tantas otras cosas.

Source link

Chinwag Psych London 14. Aaron Balick, Mindswork. "The Strongest Persuader: You."



Chinwag Psych London 2014
@Chinwag psychmatters.co

Aaron Balick, Mindswork. "The Strongest Persuader: You."

Source link

Chinwag Psych London 2014. Leigh Caldwell, The Irrational Agency. " Intangible value: how the limitations of human psychology can make us happy"



Chinwag Psych London 2014
@Chinwag psychmatters.co

Leigh Caldwell, The Irrational Agency. " Intangible value: how the limitations of human psychology can make us happy"

Source link

Chinwag Psych London. Brian Massey, Conversion Sciences. "Getting Past the Bouncers in Our Brains: Writing Copy That Persuades"



Chinwag Psych London 2014
@ChinwagPsych
#chinwagpsych14

Brian Massey, Conversion Sciences.
Getting Past the Bouncers in Our Brains: Writing Copy That Persuades

Source link

Robotics Mission 2014



The Robotics Mission is an entrepreneur-led mission is a unique week-long programme for the UK’s most innovative start-ups and SMEs specialising in Robotics and Autonomous Systems (RAS).

Backed by the Technology Strategy Board and UK Trade & Investment and organised by Chinwag the trip features a specially-developed programme for companies who want to lay the groundwork for expanding their business into one of the largest and most dynamic robotics markets in the world.

To find out more about the mission, keep an eye on the latest news, take a look at the mission website – http://roboticsmission.org – and follow @Roboticsmission on Twitter.

Source link

Molly’s Game: trampas y enredos


Aaron Sorkin, el guionista de este filme, con el que debuta como director, se hizo famoso con, entre otras cosas, la serie de televisión “The West Wing” (1996-2006), posiblemente una de las mejores ofertas televisivas en la historia de ese medio. Uno de los evidentes dotes en la serie es mantener en foco las múltiples “tramas” laterales que inciden en la vida diaria del presidente (ficticio) de los Estados Unidos sin dejar cabos sueltos que nos turben. Su capacidad para crear escenas en que varios personajes participan sin que sean parte de lo más importante de la trama (como es la vida) es una de sus contribuciones estilísticas a sus obras y está muy clara en “…Wing”. Como dramaturgo exitoso (“A Few Good Men”, 1989, que luego fue película) sabe cómo escribir diálogos extensos e intensos, incisivos y reveladores, y lo que equivaldría a “monólogos” en el teatro clásico. Todas estas bondades están captadas en la pantalla y, en eso, la película no decepciona. Mas en el camino a la historia de Molly Bloom (Jessica Chastain), Sorkin tropieza varias veces y cae en trampas que enredan el hilo de la narración.

La película comienza con una secuencia bastante larga (el filme dura más de dos horas, lo cual es una de sus fallas) sobre los problemas que confronta de jovencita Molly, quien es una esquiadora talentosa. Además, es una joven brillante, de fortaleza moral y de gran capacidad analítica. La rebeldía contra su padre (Kevin Costner) dictatorial es aguda y, muchas veces despiadada. Él es psicólogo y, en un momento, Molly procede a demoler las ideas freudianas (yo habría hecho lo mismo) en una escena estupenda antes de que Molly la esquiadora se convierta en Molly la empresaria de juegos de póker.

Retirada de las competencias de esquí por un accidente, Molly se convierte en camarera de clubes nocturnos de moda donde aprende los trucos del engaño que son esos lugares, donde una botella de Grey Goose que cuesta $8.50 se vende por ¡$300!, etc. Conoce ahí a Dean Keith (Jeremy Strong) quien es el que la introduce al mundillo de juegos de póker privados en los que se juegan cientos de miles de dólares y a los que concurren jugadores famosos entre los que hay actores de cine, roqueros, productores, hombres de negocio, y millonarios ociosos. El filme nos lleva poco a poco a conocer cómo esos juegos se convierten en situaciones peligrosas que involucran a los participantes en un torbellino de intrigas y falsedades de las cuales muchas veces no tiene salida.

Sorkin comienza a contarnos la historia (que está basada en hechos reales) desde la noche que el FBI arresta a Molly por conducir “juegos ilegales”, violando así varias leyes federales que también tienen repercusiones en los estatutos estatales. Una patrulla de 15 o 16 agentes con armas largas arrestan a Molly en lo que parece algo desproporcionado a lo que se presume es su delito. Como consecuencia Molly tiene que buscar un abogado. Charley Jaffey (Idris Elba) no está muy interesado en defender a Molly por múltiples razones, la menor de las cuales no es que quiere un adelanto de $250,000, que la acusada no tiene.

El encuentro de Molly y su abogado nos prepara para algunas de las mejores escenas de la cinta. Siempre que Chastain y Elba están en pantalla los diálogos son estupendos y la tensión de los intercambios alcanza un alto nivel gracias a las actuaciones de estos dos artistas excelentes. No creo que a nadie se la haya escapado que Chastain es una de las mujeres más hermosas del cine y que, como ha ido demostrando desde “The Debt”, 2010 (fue la primera vez que la noté) en la que era Helen Mirren cuando joven. Ya para “The Help” (2011) era imposible olvidarla. Como demuestra en esta película, Chastain es capaz de echarse un proyecto al hombro y cargar con él haciéndolo relucir con su actuación. Es una de esas actrices cuya belleza siempre notable no interfiere con lo que su personaje nos comunica y representa. Ella es lo mejor de la película.

Lo segundo mejor es Idris Elba, cuya presencia es monumental. No me refiero únicamente a su físico, sino a su capacidad para hacernos aceptar las motivaciones y las dudas filosóficas, éticas y prácticas del personaje ante la madeja de complicaciones que ha creado el comportamiento de Molly. Tanto Kevin  Costner como el padre de Molly y Michael Cera como el jugador X, un tipo siniestro y complejo, añaden peso a las actuaciones en el filme.

Sin embargo, hay muchos baches en la película que son lapsos en la coherencia del guión y, en contraste con lo que dije de Sorkin al principio de este escrito, nos dejan tratando de descifrar algunas movidas de Molly. Algunos de los asuntos laterales pudieron haberse obviado sin afectar el impacto del hilo narrativo. Predije, como me imagino que muchos de ustedes han hecho,  que alguien iba a mencionar a la Molly Bloom y el “Ulises” de Joyce, y así fue. Es uno de los pocos momentos de liviandad en esta película con fallas. Lo que sí es que con este filme Chastain muestra que su arte se va acercando a los niveles más altos.

Source link

Bank digital transformation(s)



This presentation on the theory of digital transformation was given by Professor Gianvito Lanzolla, Professor of Strategy at Cass Business School as part of the event, Unbundling the Banks on Apr 9th 2015 at Cass Business School. The event was organised by Cass Entrepreneurs Network and Chinwag and featured Prof Lanzolla, Dave Birch (Consult Hyperion), Ben Rooney (Informilo), Muta Qubbaj (Squirrel), Jonathan Kramer (Zopa).

Source link

Unidos Para Hacernos Ricos


Jared Rodriguez / truthout

El domingo 10 de diciembre, muchos/as puertorriqueños/as vieron desde sus casas el Teletón coordinado por la entidad Unidos por Puerto Rico. Desde sus primeras apariciones esta entidad ha sido cuestionada, ya que es una especie de “Alianza Público-Privada” de la cual no se sabe sobre su funcionamiento ni cómo se manejan los fondos recaudados. Fue Carmen Jovet quien en plena tarima esbozó lo maravilloso que ha sido el junte de compañías privadas y lo mucho que han hecho por recoger dinero para aquellos que lo han perdido todo. Sin duda parecería que han hecho mucho habiendo colectado más de $30 millones. Valdría la pena cuestionar ¿dónde está todo ese dinero?, ¿quién se ha beneficiado de esto?, ¿el esfuerzo es del gobierno o de la empresa privada? Son muchas las preguntas que vienen a la mente. Pero, ¿cuál es el verdadero interés de estas empresas con sus “dadivosas” aportaciones?

Basta con mirar las marcas que le dan vida al junte Unidos por Puerto Rico para ver a dónde apunta el verdadero interés de las empresas. Iniciemos con la compañía Medalla. Según lo reportado en el Teletón, Medalla contribuyó con una donación de $50 mil. Parecería mucho, pero la verdad es que eso es nada. Para el 2008, Medalla invirtió sobre 100 millones de dólares en la remodelación de su planta. Esta remodelación hace que su producción sea de 1,250 latas por minuto. Se estima que Medalla vende alrededor de 30 millones de cajas de cervezas al año, todo esto contando con una plantilla de empleados menor de 2501, lo que a todas luces muestra la cara de una compañía explotadora. Según los informes de la Junta de Planificación, el año pasado  la producción de capital en Puerto Rico de tabaco y alcohol ascendió a más de treintaicinco mil millones de dólares, de los cuales Medalla tiene más del 35%. Con las ganancias generadas, cincuenta mil dólares no son nada. Otra compañía muy parecida y que comparte la misma tajada de ganancias es Bacardí, auspiciadora y donante del evento.

Por otro lado,Triple-S Management Corporation, una de las principales compañías de seguros en Puerto Rico, quienes informaron que para el segundo trimestre del 2013 tuvieron un ingreso neto de $20.1 millones, fue otra de las compañías donantes. Al momento Triple S tiene gran parte de los beneficiarios del plan Mi Salud del gobierno de Puerto Rico, lo que le asegura ganancias ascendentes a $80 millones de dólares. En el 2016, Triple S, mostró un aumento en su capital total de $69,248,971 millones, distanciándose de la precaria situación económica del País. Asimismo, el total de ganancias revelado en el historial de los pasados cinco años refleja un alza descomunal de $473,750,444 millones. En el 2011 sus ganancias fueron casi $1.1 mil millones ($1,097, 289,945) con apenas un total de gastos administrativos de $147,531,931. Mucho dinero, poco gasto. Otras aseguradoras que andan montadas en el barco de la dadivosidad son MMM y MCS, quienes son las compañías que manejan casi la totalidad de servicios de salud a las personas de edad avanzada, población que al momento es casi la mayor del país. Aquí tres de las compañías cuyas aportaciones son nada en el mar de ganancias que se llevan en el año.

Otra de las compañías que sacaron a pasear su generosidad fue Walmart. El gigante estadounidense superó los once mil millones de dólares en ganancias para el 2014. Hoy esta compañía ha logrado maximizar ganancias en Puerto Rico siendo una de las causantes del cierre de cientos de comercios locales, creando un cuasimonopolio en el mercado puertorriqueño. En la carrera del control del mercado puertorriqueño está Walgreens, quien para el 2014 tenía 1,118 tiendas ubicando una cada 3,435 millas cuadradas, obligando al consumidor a comprar en sus tiendas y generando ganancias exorbitantes2. Otras compañías que hicieron aportaciones fueron las multinacionales de comida Burger King, Churchs, los bancos First Bank y Popular, las empresas de comunicaciones SBS y GFR Media y la distribuidora de autos Bella Group.

¿Qué tienen en común todas estas compañías? Basta con fijar el ojo en lo que hacen las compañías para ver que la génesis del desarrollo de sus ganancias está centrada en el consumo. Estas compañías reconocen la crisis que vive el país. Saben también que nuestra economía está montada sobre el consumo, siendo la depositaria de muchos de los excedentes de la producción estadounidense. Los excedentes en producción son la base de las riquezas de estas compañías. Los  trabajadores generan más producción que la paga con la cual se compensa,  generando excedentes de producción los cuales catapultan las ganancias de los dueños. Si la población en general no sale a consumir, por falta de capital, ese excedente de producción se queda acumulado y no genera ganancias. O sea, si el puertorriqueño que tiende a gastar dinero en carros nuevos, cervezas, tabaco, comprar seguros, comer en fast foods y comprar en Walgreens o Walmart, no tiene el capital para eso porque se afectó su casa o sus necesidades inmediatas, no saldrá a consumir. Eso lo conocen estas empresas. Su respuesta fue montar un fondo común (Unidos por Puerto Rico) para aliviar los estragos causados por María y procurar que los puertorriqueños sigan consumiendo. Imaginen lo que pasaría si Medalla o Bacardí tuvieran que bajar su producción por falta de consumo o que Bella Group tuviera que transportar menos carros,  o que Walgreens o Walmart bajaran sus ventas sustancialmente. La lógica de estas empresas es aumentar sus ganancias año tras año. Es por eso que todo el show mediático de estas  empresas es una hipocresía mayúscula y el lema que los une  no debe ser “Unidos por Puerto Rico” sino “Unidos para hacernos ricos”.

Source link

Space Mission UK – Mission 1 Brochure



Space Mission UK is an exciting series of entrepreneur missions specifically designed to support UK startups with their ambition to build world-leading space and satellite application companies. It’s supported by Innovate UK, UK Trade & Investment and produced by Chinwag.

The first mission took place 8-14 August 2015 visiting the Small Sat Conference in Utah, followed by a packed programme in San Francisco, Silicon Valley and Los Angeles.

Source link

Intel top brass smacked with sueball for keeping schtum about chip flaws


An Intel stockholder filed a class-action lawsuit yesterday accusing the chipmaker of artificially inflating its stock prices by omitting to tell anyone about the Spectre and Meltdown flaws in its products.

The complaint, brought by Intel shareholder Elvis Alvira, pits investors who acquired Chipzilla’s shares between July 27, 2017, and January 4, 2018, against the corporation, its chief exec Brian Krzanich, and chief financial officer Robert Swan.

The precise accusation is that Intel deliberately misled or failed to disclose important information to shareholders, that being the existence of design flaws in its processor circuitry, and the potential performance slowdown workarounds to correct the issue would cause. The secrecy of this information, the complaint stated, meant that Intel’s share price was artificially inflated.

When word of the security vulnerabilities emerged on The Register‘s pages, and Intel’s stock price dropped significantly, investments were damaged, the lawsuit alleged, and the class-action seeks to recover those losses.

The complaint filing [PDF] pointed to Intel’s Q2 and Q3 2017 financial filings, which indicated business as usual, and were signed off by Krzanich and Swan as being accurate.

Intel, Microsoft confess: Meltdown, Spectre may slow your servers

READ MORE

The lawsuit also featured has El Reg‘s original article on Spectre and Meltdown, in particular the reporting of the “fundamental design flaw in Intel’s processor chips” and the “ballpark figure of five to 30 per cent slow down” as evidence of what was really going on within Chipzilla’s walls, and Intel’s response a day later, when it admitted it had been warned by computer science experts that there were problems in its blueprints.

Within days of our first article hitting the web, Krzanich told the mainstream business press that researchers had alerted Intel about the flaws “a while ago.” Indeed, apparently Google’s staffers approached Chipzilla about the Spectre flaws on June 1, 2017, and Meltdown between that date and July 28, 2017.

At the time of writing, Intel has yet to file any response to the complaint. The case, Alvira v. Intel Corporation et al, was submitted to the central district court of California on Wednesday.

This is, to the best of our knowledge, the fourth sueball fired at Intel over the speculative execution engine design flaw debacle: last week complaints were filed in US district courts in San Francisco, CA [PDF], Eugene, OR [PDF], and Indianapolis, IN [PDF], accusing the silicon factory of numerous things including deceptive practices, breach of implied warranty, negligence, unfair competition, and unjust enrichment.

Meanwhile, the Law Offices of Howard G. Smith said last week it was investigating Intel execs’ handling of the processor design flaws on behalf of Chipzilla’s investors. ®

Sponsored:
Minds Mastering Machines – Call for papers now open

Source link

Refugiados por el huracán María llegan a albergues infrahumanos en Nueva York


Foto por Unlisted Sightings vía Visualhunt

Cuando Nellyan Velázquez y su hija de tres años partieron la mañana del 8 de diciembre desde Puerto Rico hacia Nueva York, no sabían cuál sería su destino. Lo supieron después de la medianoche, luego de una larga espera en el edificio del Prevention Assistance and Temporary Housing (PATH) en el Bronx, a donde a esa hora llegó una guagua escolar que las llevó a Brooklyn.

Allí pasaron la noche, en un edificio sin elevador, el cuarto “súper asqueroso”, los mattress sin sábanas. Nellyan ni siquiera recuerda la dirección. Llegaron a las 2:00 am, dormidas. A las 6:00 am, con la temperatura en 40 grados Farenheit, ya estaban de nuevo fuera del edificio, con sus maletas, esperando la guagua para volver a la oficina del Bronx, a ver si les asignaban un refugio temporero.

Ese día, PATH, un programa del Departmento de Servicios para Personas Sin Hogar de la ciudad de Nueva York, las ubicó en un edificio de apartamentos en Coney Island en donde pasaron la segunda noche, en otro cuarto que Nellyan describió como “horrible”.

“Yo solo te voy a decir que por el conducto entraban cucarachas, por las tuberías del lavamano, de la cocina, por detrás de la nevera, por todos lados entraban cucarachas. De verdad que nada más te cuento que una noche estoy virándome para mirar a mi hija mientras dormía en el shelter, y en su almohada estaba pasando una cucaracha… En los shelters tienes hasta las nueve para llegar; tienes que firmar para entrar y para salir. Realmente no son sitios habitables… Al otro día que pasé mi overnight vi como a tres familias de Puerto Rico llegando”, contó Nellyan.

Familias de Puerto Rico que perdieron su vivienda por el huracán María están llegando al programa para personas sin hogar de Nueva York principalmente referidos por terceros, sin información sobre el programa de Alojamiento Transitorio de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), que ofrece estadías en cuartos de hotel de forma temporera.

“(PATH) me los está poniendo en cluster buildings, me los están poniendo en shelters, que tú sabes, yo aprecio que les den, pero… Yo fui la que la saqué del shelter”, dijo Sonia Velázquez, líder comunitaria puertorriqueña de Nueva York, que orientó a Nellyan sobre el programa de FEMA y se la llevó a un hotel en Brooklyn donde admiten refugiados de esa agencia.

En ese hotel hay varias familias puertorriqueñas refugiadas: un hombre solo, una mujer de 50 años y su madre enferma, una mujer sola, otra mujer de 43, con su esposo y sus tres hijas… Sus hogares en Puerto Rico quedaron inhabitables, sin electricidad, los menores perdieron clases, los adultos el trabajo, los enfermos se quedaron sin servicios médicos y el gobierno, de Puerto Rico y el federal, no avanzan en la recuperación: a tres meses del huracán, casi la mitad de la ciudadanía no tiene luz, FEMA no ha desembolsado el préstamo de emergencia, la tasa de desempleo ronda el 10.8% y la migración masiva podría fluctuar de entre 100,000 a 200,000 al año.

Según Nellyan, que lleva allí desde el 12 de diciembre, en ese hotel neoyorquino hay entre 28 y 30 familias. Sonia no dio un número exacto de las personas que hay ni de las que llegan a diario, “por cuestión de seguridad”.

La cantidad de personas en refugios del gobierno de Puerto Rico, que alcanzó un pico de 15,000 personas tras el huracán, comenzó a reducirse desde octubre. Pero a la vez ha aumentado la cantidad de personas refugiadas mediante el Programa de Alojamiento Transitorio de FEMA en hoteles de Estados Unidos, que comenzó el 30 de octubre.

En la actualidad hay 11,533 personas refugiadas, la mayoría en la costa este de Estados Unidos, según la cifra ofrecida por la agencia al 9 de enero.

El Centro de Periodismo Investigativo (CPI) identificó un aumento significativo de 3,180 refugiados entre el 14 de diciembre y el 9 de enero. Además, la cantidad actual de refugiados en este programa de FEMA supera la cantidad de refugiados del gobierno de Puerto Rico dos días antes del huracán, que fue de 11,105, según el Departamento de la Vivienda.

Florida es el estado con la mayor cantidad de familias refugiadas mediante el Programa de Alojamiento Transitorio de FEMA, 1,755; seguido por Massachusetts con 578. En Nueva York hay 208 y en Pensilvania 176. En Puerto Rico, todavía en enero hay 922 familias refugiadas en hoteles. El programa permite alojarse de cinco a 14 días, y luego los refugiados deben solicitar una extensión. Según FEMA, 1,192 ya terminaron el Programa de Alojamiento Transitorio. Además, hay 19 familias refugiadas que no se sabe en qué Estado están, pues el rastreo de los refugiados está a cargo de una compañía contratada por FEMA llamada Corporate Lodging Consultans, que son proveedores de servicios de hoteles en Estados Unidos.

Esto quiere decir que más del 78% de las familias que entraron al programa de FEMA todavía no han logrado solucionar su necesidad de vivienda. A esto se suman 280 personas que todavía están en refugios del gobierno de Puerto Rico.

Más allá de los números, FEMA no quiso dar información sobre el perfil de los refugiados. El CPI solicitó a la agencia información sobre la edad, el género y la composición familiar de quienes han solicitado el Programa de Alojamiento. Jo Ann Díaz, oficial de prensa de la agencia, dijo que esa información es confidencial, “además de que hay que crear el reporte”, e indicó que no sabe para cuándo podrían proveer los datos que el CPI le solicitó.

Un viaje sin regreso

Nellyan vivía en el pueblo de Aguas Buenas y se resguardó del huracán María en casa de su abuela materna. Para volver a su casa tuvo que esperar a que habilitaran unas calles, pero cuando logró acceso se dio cuenta de que “estaba horrible”. Le entraron tierra, hojas y agua. Todo lo que se mojó hubo que botarlo.

Tiene 25 años, un bachillerato en criminología con especialización en publicidad y mercadeo, y antes de que pasara el huracán, Nellyan trabajaba en dos tiendas del centro comercial Las Catalinas Mall en Caguas, una de zapatos y otra de gafas.

“El mall ya está abierto, pero para mí no es factible trabajar tres o cuatro horas para mantener una planta (eléctrica) y comida, que se daña todos los días. Más mi hija, que es alérgica a muchas cosas también, y los tratamientos. Para mí no es factible quedarme en un país que realmente está retrocediendo en vez de avanzar”, dijo Nellyan, quien vestía una chaqueta acolchada, gruesa para resguardarse del frío .

En Puerto Rico, unas amistades le hablaron del Prevention Assistance and Temporary Housing (PATH). Buscó información en internet, donde solo encontró la dirección, vio una foto de la fachada del edificio, llamó, pero no le contestaron. Y sin más información, con un pasaje que le compró su mamá, Nellyan y su hija emprendieron el viaje a principios de diciembre.

Como a muchos en la Isla, que lleva una década de crisis fiscal y económica, antes del huracán a Nellyan ya le había pasado por la mente mudarse a Estados Unidos, pero se aguantó.

“Porque tenía mi trabajo y aunque no era un sueldo grande, porque en uno era team leader y en el otro era una empleada regular, no era mucho, pero sí podía por ejemplo pagar mi renta, mi guagua y subsistir con mi hija. Sí lo podía hacer. Pero cuando pasa el huracán, que obviamente todo se echa para atrás, pienso y digo, bueno, ya que yo siempre he querido irme a los Estados Unidos, pues esto es una gran oportunidad de comenzar desde cero. Y aunque la vida es más cara, hay más oportunidades de empleo. Me quiero establecer, no quiero regresar a Puerto Rico”, dijo la joven mientras su hija caminaba a su alrededor.

Nellyan estaba sentada en un salón amplio en la primera planta del hotel que por el momento se ha convertido en su hogar. Contó que allí no tiene las limitaciones que hay en los refugios de PATH.

“En mi caso, como tengo una bebé, (en mi cuarto) son dos camas, baño, una cocina, tengo una mesa, tengo un televisor -en los shelters no hay televisores- tengo almohada, frisa… Puedes entrar y salir cuando quieras, vamos a cuartos de otros que hemos entablado amistad y cocinamos y la pasamos bien. Las personas que tenemos stamp, que es lo de los cupones (del Programa de Asistencia Nutricional), como aquí hay cocina, nos brindan olla y cubiertos y platos y nosotros podemos cocinar aquí, y comemos aquí. Yo los tenía en Puerto Rico (los cupones), cerré el caso para poderlo abrir acá cuando llegara. El trámite fue súper rápido”, dijo Nellyan.

Por ahora, fuera del hotel su vida en Nueva York se ocupa con trámites: su hija está en un cuido del estado, ella va a las citas del Programa de Asistencia Nutricional, a citas médicas, y piensa tomar cursos para perfeccionar su inglés. Todavía no sabe hasta cuándo puede quedarse en el hotel, pero ya está solicitando al programa de vivienda temporera de FEMA.

Fernando Moyet, residente de Bayamón, decidió partir a Estados Unidos luego de que a su esposa le cancelaran dos operaciones debido a los estragos del huracán María. Pasaron casi un mes en un hotel que les asignó PATH en Brooklyn, hasta que Sonia Velázquez les informó sobre el programa de FEMA y se trasladaron al hotel donde están los demás refugiados de la isla.

“Primero yo averigué que para ir a un shelter teníamos que ir a una oficina que se llama PATH. Tú llegas allí con tu familia. Primero fuimos solos porque las nenas estaban en la escuela, y tienen que estar todos los miembros de la familia. Fuimos al otro día, llegamos a las nueve de la mañana. ¿Tú sabes a qué hora nos sacaron de ese sitio? A las once de la noche, para hacer un overnight como ellos le llaman, una noche en lo que nos consiguen el hotel donde nos van a dejar o en el shelter donde nos van a dejar, porque son unos hotelitos como tal que los han vuelto shelter”, dijo Moyet.

“Nos sacaron (de la oficina de PATH) en una guagua escolar llena. Habían boricuas pero también de aquí, afroamericanos y mexicanos. Y nos dijeron que luego nos iban a poner en un lugar mejor. Ese overnight me acuerdo que fue lo más horrible del mundo. Mi esposa es coja, subir cinco pisos. Es impedida, ¿cómo no le dieron un primer piso? Aquello era una ratonera de cantazo llena de cucarachas, llena de cemento, no tenía ni sábanas”, dijo Moyet.

“Empezamos a enfermarnos. Las comidas son horribles, de microondas. Te sentías en un encierro porque tienes que llegar antes de las nueve de la noche, si no te quedas fuera. Para cada movimiento que hagas, tienes que firmar al entrar y salir, y yo decía ‘pero ven acá, yo no estoy pasando por una probatoria’; eso es lo que parecía eso. Pero ese es el sistema de ellos. Con tres niñas y yo y mi esposa, los cinco nos enfermamos, y yo dije ‘no, yo tengo que hacer algo’. Seguí buscando información”, dijo Moyet, quien ya consiguió trabajo como cocinero en Manhattan. En Puerto Rico, trabajaba como empleado civil en la base Buchanan del ejército de Estados Unidos, en Guaynabo.

“Perdimos no simplemente las facilidades y los lujos, porque la gente lo que ve es como que nosotros los puertorriqueños siempre hemos vivido de lujos. No perdimos eso, perdimos la familia, perdimos nuestro sueño, perdimos el futuro de nuestros hijos. Perdimos la credibilidad en el gobierno, la confianza en todo”, dijo otra refugiada puertorriqueña de 43 años que prefirió proteger su identidad.

Estaba sentada en una mesa en el salón del hotel esperando a que llegaran más refugiados para orientarlos. Al lado suyo había otras dos mujeres refugiadas por María que también asisten a los recién llegados.

“Tu llegas sin ninguna dirección, sin nadie que te encamine… Yo no sé nada de inglés pero a mí nada me ha aguantado. Yo he buscado por todas las formas y maneras de que me entiendan, o si no, yo no me muevo. Yo necesito a alguien en español y si no lo buscan, yo lo encuentro donde sea. Y dejar mi familia, mi mamá yo la tengo en un home en Bayamón, pero yo me tengo que estabilizar para poder traérmela. Y hasta mis perros yo tuve que dejar, que son tres perritos que son mi vida”, dijo sin aguantar las lágrimas la mujer oriunda de Bayamón.

“A mí se me llenó mi casa de aguas negras, yo dormí en una marquesina. ¿Cómo yo explicarle a mis hijas? Tenemos que dormir bajo tiroteos desde las nueve de la noche en adelante. Mis hijas dormían con las manos mías agarradas, porque a las nueve de la noche eso era tierra de nadie… Jamás yo pensé cruzar el charco para nada, porque esa es mi isla”, recordó.

Otra entrevistada que llevaba mes y medio en el hotel de Nueva York no pasó por los refugios de PATH, sino que primero se hospedó en casa de un familiar, que también se había convertido en una especie de refugio.

“Yo vine a donde un familiar con el cual duramos unos cuantos días allí, y pues obviamente habían venido otras personas que también estaban allí. Habíamos casi 12 personas en un lugar muy pequeño, en un espacio muy pequeño, y de ahí decidimos cada uno buscar un destino. Ahora mismo hay una que tiene dos nenes que está por ahí que no sabe donde vivir ni donde quedarse, y anda rodando por ahí. Que de verdad que quisiera que con la información que hemos conseguido aquí a lo mejor se le puede dar una ayudita a ella”, dijo la mujer de 50 años, oriunda de Santurce, que prefirió reservar su identidad.

“Yo desconocía totalmente todo esto. Yo no sabía que había ayuda, no sabía que podíamos estar alojadas en un lugar. Yo no pensaba salir de Puerto Rico, pero entonces se me presenta la condición de mi mamá, vengo para acá, y ahí es que decido quedarme, porque allá en la casa donde yo vivía pues todo se dañó, se inundó y estábamos sin luz, durmiendo en el suelo, durmiendo prácticamente con todo abierto. Pues vi que aquí había una mejor condición y por eso decidí quedarme”, dijo.

El CPI visitó otros dos hoteles de Nueva York que aparecen en la lista de lugares que aceptan refugiados de FEMA. Uno ellos era una estructura de dos pisos de cemento y madera en Glenwood Road, Brooklyn, a una hora en carro desde Manhattan. En la lista de FEMA, está identificado como un “Bed and Breakfast”, pero al llegar allí, tiene un letrero que dice que es un Day-Care, llamado Del’s.

Del’s Day-Care en Glenwood Road, Brooklyn, NY. Foto por Joel Cintrón Arbasetti | CPI

Era la 1:00 pm. Por la calle apenas transitaban carros y por la acera pasaban, de vez en cuando, uno o dos transeúntes. El portón del pequeño edificio estaba abierto, pero nadie respondió al timbre de la puerta. Al llamar por teléfono y preguntar si aceptaban refugiados del programa de FEMA, una empleada dijo que sí, pero que no sabía si allí se estaban hospedando personas de Puerto Rico utilizando ese programa.

Otro lugar que acepta refugiados por María a través de FEMA en Brooklyn era verdaderamente un hotel, llamado Park House Hotel, ubicado en Borough Park, el lugar con la mayor concentración de judíos ortodoxos en Estados Unidos. Allí confirmaron que había una mujer puertorriqueña hospedándose a través FEMA, pero el CPI no tuvo acceso a hablar con ella.

 

FEMA evalúa a cada familia que participa del Programa de Alojamiento Transitorio de manera individual cada 30 días, pues deben demostrar que se realizan reparaciones a su vivienda, dijo Delyris Aquino, oficial de prensa de FEMA en Puerto Rico. En el caso de las personas que no son propietarias, deben someter información del arrendador y demostrar progreso en conseguir una vivienda segura con la asistencia financiera o directa que le haya sido otorgada por la agencia federal.

El Programa de Alojamiento Transitorio debe durar tres meses a partir del momento en el que se activó, que en el caso del huracán María fue el 31 de octubre de 2017. Pero el Gobierno de Puerto Rico solicitó una extensión que se aprobó y que lo mantiene activo hasta el 20 de marzo de 2018. “Esta fecha se va a re-evaluar en 31 días para verificar si es elegible para una extensión”, dijo Joann Díaz, oficial de prensa de FEMA. El CPI preguntó si existía una guía o documento con todos los requisitos para este programa, pero Díaz dijo que, “no, para el Programa de Alojamiento Transitorio, lo hace el sistema y es interno”.

El CPI solicitó al Departamento de Servicios para Personas Sin Hogar (DHS) de la ciudad de Nueva York información sobre cuántas familias de Puerto Rico han atendido desde el 20 de septiembre. También se le informó de las quejas con las condiciones de los refugios y se le cuestionó por qué las personas que llegan a la oficina de PATH debido al desastre del huracán no reciben información sobre los servicios de FEMA. Issac McGinn, secretario de prensa del DHS, envió un mensaje por correo electrónico en donde evade todas las preguntas.

“Nuestro objetivo es ayudar a los evacuados a inscribirse y recibir los servicios de FEMA inmediatamente después de buscar ayuda, y conectarse con amigos y familiares para obtener un lugar donde quedarse”, dijo McGinn.

Source link

Digital Mission NYC 2016 – Company Lookbook



Digital Mission to New York 2016, organised by international tech trade experts Chinwag, ran 22-26 Feb 2016 to coincide with Social Media Week New York.

It was organised in conjunction with UK Trade & Investment New York and featured 15 of the UK's top tech startups and agencies taking part in a week-long programme of meetings, briefings, networking and pitch events.

Digital Mission trips are designed specifically for tech startups to understand the opportunities and challenges of entering or expanding into a new market and builds on over eight years of trips.

For more information see: http://digital-mission.org
Want some help planning a trade mission, drop a line to: help@chinwag.com

Source link

Space Mission UK – Mission 3 Lookbook – 5-11 Nov 2016



Space Mission UK is a series of entrepreneur-led missions specifically designed for the UK's top space and satellite application startups. This lookbook covers the ten companies taking part in the third mission to San Francisco, Silicon Valley and Los Angeles.

For more information:

Space Mission UK

Space Mission UK is supported by Innovate UK and produced by trade mission specialists, Chinwag – http://chinwag.com

Source link

Wonder Wheel: la venganza es mía


A los 82 años Woody Allen hace películas que aún llaman la atención y con una consistencia que reta a artistas más jóvenes a producir lo suyo. Como suele ser el caso con muchos artistas, corren por su obra hilos que atan unas con otras, y unos temas resurgen a intervalos. El de la venganza es uno de ellos. Usualmente es presentado como resultado de una serie de coincidencias que conducen a una situación que no tiene salida, pero lo que le interesa a Allen el escritor es el efecto que las condiciones puedan tener sobre uno de los protagonistas. Usualmente, ese es un hombre atrapado por las circunstancias, como es el caso en Irrational Man, 2015; Match Point, 2005; y, notablemente en Crime and Misdemeanors, 1989.

En este filme, en que brilla de forma intensa la actuación de Kate Winslet como Ginny, una mujer atrapada por las circunstancias, Allen recurre a una situación que recuerda la historia de David y Bathsheba, al revés. Y lo hace estableciendo su cuento en ese campo de batalla de la muchedumbre del verano neoyorkino que es Coney Island. De la “estrella” del lugar, que se llama “Wonder Wheel”, proviene el título y nos recuerda que Allen es oriundo de Brooklyn y que sus referencias al lugar vienen desde Annie Hall. Es un lugar que tiene el efecto simbólico del esparcimiento, aún para los neoyorkinos que nunca han ido allí en el verano. Allen lo usa como trasfondo para adentrarnos en las vulgaridades inevitables de un mundo donde la pobreza y lo que puede ocurrir al margen de la ley se codea con la alegría momentánea que es “estar de vacaciones”.

La presentación pictórica del lugar es otro triunfo para el gran camarógrafo Vittorio Storaro, y para Allen, por volver a usarlo en uno de sus filmes. Los colores chillones, en particular el rojo y el amarillo, nos dan una visión adicional de los sentimientos de los personajes, además de la historia que ellos mismos cuentan, muchas veces dirigiéndose a la audiencia. En varias ocasiones, según el diálogo va adentrándose en las intimidades de Ginny y de su hijastra Carolina (Juno Temple), la luz y el color de la escena se opacan lentamente y la coloración refleja los sentimientos de las dos mujeres. Igual pasa cuando las intervenciones son entre parejas.

Como es siempre el caso con Allen, el diálogo va apoderándose de la personalidad de los personajes y vemos claramente cómo sus vidas han resultado ser muy distintas a lo que pudieron haber sido. La frustración de las dos mujeres, Ginny pudo haber sido una actriz importante y Carolina la esposa de un profesional o un buen hombre de negocios, es profunda. En cambio, una traicionó al hombre que más la quería y arruinó su carrera; la otra se ha casado con un gánster que la persigue.

Ginny es camarera en un bar de ostras y cangrejos y contribuye económicamente a mantener el hogar tirante e infeliz que comparte con su marido Humpty (un excelente Jim Belushi). Humpty trabaja manejando los caballitos (tiovivo dirían en Castilla), bebe (aunque está controlado) y cuando está borracho le pega de vez en cuando a Ginny; como si fuera poco, no se lleva para nada con su hijastro Richie (Jack Gore). El niño de diez años, hijo del exmarido de Ginny, es un incendiario en embrión y vive en el cine con el dinero que le roba a su padrastro.

Según vamos conociendo a Ginny nos damos cuenta que alberga ideas románticas irreales que, cuando conoce y se enamora de Mickey (Justin Timberlake), se van agrandando y entrando en un mundo de fantasías que sabemos que no ha de resultar. Además , entra en escena Carolina que está más cerca en edad a Mickey y es hermosa. No es casualidad que Mickey sea salvavidas en la playa. Allen usa esa metáfora para indicarnos, al fin y al cabo, lo contrario. El mismo Mickey declara que nunca ha salvado a nadie en la parte de la playa donde trabaja porque “allí nadie se ahoga”. Sin embargo, vamos viendo como sucumben los personajes a su alrededor ante la ola traicionera que representa su presencia.

El filme tiene el problema de la obviedad, pero como he dicho antes muchas veces, estar pendiente de la trama no tiene importancia. La interacción de los cuatro principales es lo que nos habla de las pasiones de las clases trabajadoras en los años cincuenta. Con todo propósito Allen nos hace recordar los dramas de “fregadero y un solo cuarto” ingleses y americanos de los cincuenta, la época en que se desarrolla el filme. En ese sentido los colores brillantes de la película son antítesis al género de filme noir que Allen ha querido presentar sin ser obvio (aunque hay varios gánster merodeando).

En aquellos filmes era un hombre el que desesperaba por tener más dinero, mejor posición. Y, por lo general era el hombre el que tomaba decisiones que lo hundían más en situaciones de las que no podía emerger sin heridas posiblemente mortales.

Kate Winslet es una maravilla en su papel. Su ansiedad, que tiene un breve momento de respiro, es inducida por su relación impetuosa con los hombres, incluyendo su hijo, y se vuelca en su contra porque su mundo ha evolucionado de ser una fantasía a estar muy cercana a la locura. Tanto así que recurre a un lapso ético de proporciones bíblicas, convirtiéndose en la heredera distante de la lujuria del rey David. Camino a su escena cumbre ante un teléfono, Winslet es inestable, arbitraria, celosa como una leona, y una enamorada del amor.

No se dejen engañar por la falta de humor del filme, pues no es uno de los propósitos de Allen. Concentren en los personajes y la cinematografía, y deléitense en la actuación de Winslet, una de las mejores del año.

Source link

Good lord, Kodak's stock is up 120 per cent. How? New film? Oh. It launched a crypto-coin


Sigh, 2018. Sigh

That’s a bold strategy, Cotton. Let’s see how it works for them.

Camera film relic Kodak is trying to reinvent itself in the most 2018 way possible: by launching its own cryptocurrency.

The imaging company says its new make-believe money, named KODAKCoin, will be pitched as a way for photographers to issue and collect royalty payments. The idea is that shutterbugs will use the KodakOne portal to register their images and, using a blockchain, track ownership rights and royalty payments for each photo.

The exchange of money will get the added step of converting dollars, which can be spent anywhere, into “KODAKCoin”, which can be spent nowhere outside of the KodakOne service.

Kodak

Kodak’s new life to begin in September

READ MORE

The coin launch is the latest effort by Kodak to turn around a decades-long slide into obscurity by a brand that was once synonymous with photography. The company’s last quarterly report showed a loss of $54m for the firm.

At least a few people were excited by the prospect of Kodak-branded crypto-coins. News of the coin launch boosted the company’s stock price from $3.10 to $6.80, a 119 per cent gain.

“For many in the tech industry, ‘blockchain’ and ‘cryptocurrency’ are hot buzzwords, but for photographers who’ve long struggled to assert control over their work and how it’s used, these buzzwords are the keys to solving what felt like an unsolvable problem,” enthused Kodak CEO Jeff Clarke in a buzzword-laden statement.

“Kodak has always sought to democratize photography and make licensing fair to artists. These technologies give the photography community an innovative and easy way to do just that.”

Kodak says it plans to unleash the KODAKCoin on the world with an ICO to take place on January 31. The offering has already been signed off by the SEC. ®

Sponsored:
Minds Mastering Machines – Call for papers now open

Source link

Hablemos claro camino a la descolonización


Varias personalidades han mencionado la celebración muy próxima de un congreso soberanista. Incluso se ha informado que se ha separado fecha y lugar para celebrarlo en los primeros meses del año. Todavía las aguas están un poco enturbiadas, con la usual retórica populista -esa costumbre de las élites dirigentes en proclamarse representativas de los intereses de grandes sectores del pueblo, cuyo mejor ejemplo fue la facción dirigente de la burguesía en la Revolución Francesa, que se repite cada vez que unos grupos con determinados intereses intentan proyectarse como los genuinos representantes generales de la sociedad.

No obstante, un análisis inicial de la presente coyuntura y de los procesos sociales, económicos y políticos que han ocurrido en Puerto Rico en los últimos años, tiende a sugerir que ciertas personalidades del mundo artístico y profesional, sectores al interior del Partido Popular, votantes descontentos y no afiliados coquetean con la idea de fundar un nuevo proyecto político electoral de centro hacia el protectorado con cierta intuición que hasta el momento no ha tenido representación electoral partidaria. (Tal vez lo más cercano a ello, aunque sin ese nombre, haya sido el Movimiento Unión Soberanista, que no pudo crecer como deseaba, que se quedó sin los autonomistas fundadores y que luego de una reducida votación electoral se replegó hacia labores educativas, pero que nunca se definió como libre asociacionista).

Este análisis lo hago por los siguientes factores. Los portavoces visibles de ese movimiento en ciernes proclaman la desaparición del PPD colonial, el alegado derrumbe del estadoísmo y el “fracaso” del Independentismo. Buscan por un lado un “discurso” acomodado, digerible a la población adicta a la ciudadanía norteamericana. Plantean que el gobierno federal le eliminó la plataforma del ELA al PPD –lo cual es cierto–, unos ven la estadidad en declive y subestiman su ascendencia en la población y otros la ven como el cuco enemigo a combatir –lo cual es erróneo porque es un proyecto natimuerto para la metrópolis– y algunos critican el achicamiento y otros en los hechos pretenden competir con el partido electoral representativo de la independencia, Partido Independentista Puertorriqueño.

Error grave que olvida las graves consecuencias producidas cuando el PSP de los 1970 montó competencia al espacio electoral del PIP, y tal parece que todavía hay personas que no aprenden de la experiencia y no pueden resistir la tentación de montar tienda aparte con apetito caníbal partidista electoral y sin saber ser complementarios en la diversidad. El PIP es un partido social demócrata, fraguado por décadas, con valiosos cuadros, militantes y dirigentes, pertinente en nuestra formación mientras persistan los problemas inmorales del colonialismo y neoliberalismo.

Algunos cultivan ilusiones de hacer una plataforma electoral que sirva para catapultar unas figuras, tal vez la de Carmen Yulín Cruz, quien todavía no ha tomado una decisión si rompe de cuajo o no con el PPD, unida a la de Alexandra Lúgaro, o la reciente declaración de Luis Gutiérrez de buscar otros espacios. En realidad aún cuando lo presenten como un Congreso Soberanista para descolonizar, su mercado son populares descontentos y votantes independientes disgustados con los tres partidos principales. En su razonamiento piensan que una formación partidista soberanista puede atraer los votos independientes de Alexandra Lúgaro, y los que pueda arrastrar una figura como Carmen Yulín. Calculan que ello los acerque a un tercio de los votantes y que en unas elecciones reñidas tengan oportunidad de ganar la administración del ELA colonial. Más que un congreso descolonizador es un proyecto para un partido político electoral, anticipando unas elecciones en el 2020, es decir para acceder a la administración del menguado espacio colonial.

El problema que se puede presentar es que en el intento de fundar un proyecto político electoral titulado soberanista invadan espacios de otros partidos electorales, particularmente el del PIP, y está por verse si comprenden las necesidades de un procedimiento idóneo de descolonización para nuestro país.

En la década del 1940 el independentismo era mayoría política y de ahí la corrección de una convocatoria a un Congreso Pro Independencia en 1943. Hoy el proceso de colonización mental en la población ha llevado a un auge del estadoísmo como tendencia mayoritaria en crecimiento, un estancamiento del popularismo inmovilista y un decrecimiento en el número de independentistas con una fragmentación terrible de grupos y grupitos. Tal vez más de un 95% de la población se plantea no renunciar a la ciudadanía norteamericana. No obstante, hay un consenso abrumador en la población de que Puerto Rico es una colonia y que la deuda pública es impagable por los puertorriqueños. Eso indica que los puertorriqueños aspiran a solucionar el problema colonial, mas otro asunto es el grado de quimeras que todavía cultiva la población hacia la relación con los Estados Unidos. Quimeras que tienen que irse derrumbando por cabeza propia a la vez que se da un proceso educativo y de lucha social y política.

Frente a esa realidad, una cosa es plantearse la creación de un partido o movimiento que aspire a la libre asociación con tendencia social demócrata o solidaria. Existe el espacio político electoral para ello, (igual que existe el espacio para un proyecto de partido realmente socialista e independentista de los trabajadores que no compita con los espacios electorales de otros colectivos patrióticos mientras exista el capitalismo y el coloniaje). Sin obviar que la realidad no tiene límites para la creación de grupos de autogestión o de luchas educativas y de persecución de las grandes reformas que se necesitan (ambientales, alimentarias, seguridad y narcotráfico, transporte marítimo, formación de cuadros y militantes cultos, sufragio de y unidad con la diáspora, etc. Eso añadiría un aspecto positivo al cuajar organizativamente una tendencia que debe estar representada en la papeleta electoral y en la papeleta para la selección de delegados de un proceso de descolonización.

Pero las cosas deben llamarse por su nombre y decirse con franqueza su propósito. Si ese es el fin de los que van a convocar el llamado congreso soberanista, pues que sean claros y lo afirmen públicamente. Lo que no pueden hacer es intentar afectar estructuralmente al único partido que representa la voluntad electoral independentista del pueblo puertorriqueño, con miras a reclutar a sus afiliados pues eso trae disputas feroces y fratricidas, lo que afecta el objetivo común de defender los fueros nacionales y un proceso consensuado de descolonización.

Deben hacer una distinción entre sus objetivos meramente electorales y los correspondientes a un proceso de descolonización. El problema con la formación de los partidos principales electorales de Puerto Rico es que son partidos ideológicos, y cada uno representa fórmulas ideológicas de estatus: el PNP defiende la estadidad, el PPD el ELA colonial y el PIP la independencia. Lo que falta es una tendencia electoral que defienda la libre asociación. Y por esa razón se tiende a confundir muchas veces, y eso permea las discusiones, el proceso de participación electoral en las elecciones coloniales –eminentemente táctico y secundario– con un proceso estratégico largo placista de descolonización, que es algo muy distinto.

Para romper el tranque colonial y lograr cambiar la conciencia de las grandes mayorías hacia una ruta emancipadora hay que diseñar un procedimiento idóneo de descolonización. Ese procedimiento tiene que ser mediante la convocatoria por consenso contractual –desde la sociedad civil habida cuenta del boicot a la misma del bipartidismo servil– de las tendencias no coloniales a una asamblea nacional de delegados isleños y diaspóricos, solvente, permanente y por etapas. En la cual cada una de las fórmulas tenga su oportunidad en rango reconocido por el número de delegados que sea capaz de elegir. Por vía del ejemplo, si son 100 los delegados los que se van a elegir en la asamblea nacional de estatus, y los estadoístas obtienen 51, pues por acuerdo contractual previo las demás tendencias permiten que por dos años los estadoístas reclamen la estadidad y si es denegada o ignorada –como es previsible–, comienza el reclamo de la libre asociación.

Ambas fórmulas de estatus dependen de la voluntad de Estados Unidos para conferirlas. Si tampoco la metrópolis firma un tratado de libre asociación en otro periodo de caducidad de dos años, entonces todos los delegados declaran la independencia nacional y se inicia la negociación de medidas de transición y reclamación de reparación de agravios incluida la asunción de la deuda pública odiosa por la metrópolis. Así se continúan derrumbando quimeras, corroborando en la práctica a las tendencias adictas a los norteamericanos que el olmo federal no pare toronjas.

Esa distinción es importante tenerla clara: diferencia un proceso estratégico de descolonización de la organización electoral de tendencias. Sobre todo en una época en que estamos muy lejos de las elecciones coloniales. Si tenemos clara la perspectiva, entonces cada cual con su tropa elabora sus programas y tácticas electorales, respeta el espacio organizativo de la tendencia independentista, y se facilita trabajar en unos consensos mínimos como lo son: reconocer que Puerto Rico es una colonia y en elaborar un procedimiento idóneo de descolonización con oportunidades para las tres tendencias, de manera que como pueblo unido representado por los delegados de una poderosa asamblea nacional para la descolonización podamos enfrentar la potencia colonial y sus representantes. No será un proceso fácil. Pasaremos por momentos de tinieblas, de confusión, se requiere una gran dosis de honestidad para ir analizando con espíritu crítico y autocrítico el proceso duro y difícil hacia la descolonización definitiva de nuestra patria.

Por lo pronto sean claros los que convocan al congreso soberanista. Si su objetivo es constituir un proyecto político electoral libre asociacionista y de buen gobierno, pues háganlo, pero no invadan el campo del Partido Independentista.

No descarto que si se aclara que eso no es un proyecto electoral, que no se va a fundar un partido, que se trata de un mecanismo de transición de unidad de las fuerzas patrióticas hacia un proceso más inclusivo y amplio de descolonización, es decir de convergencia de fuerzas patrióticas que luego ayuden a la convocatoria desde las bases hacia un congreso para la descolonización que incluya a los estadoístas, entonces podría ser útil pues debemos estar abiertos a cómo diversas personalidades van dándole forma al vendaval de ideas y discusiones que acontecen. Como también podría ser útil si se define su intención como proyecto electoral de libre asociacionistas, según discuto  en este ensayo.

Source link

Las niñas negras también luchan


Aquel triciclo que pidió a los Reyes Magos cuando apenas tenía cuatro años nunca llegó. Sin embargo, el hermano menor de la familia Rivera Lassén había recibido el suyo. Nadie olvidó el regalo de Ana Irma, tampoco fue una equivocación darle el triciclo a su hermano.

–Las niñas no corren triciclos, dijo su madre.

–Eso no es justo y no es cierto… Cuando yo crezca voy a luchar por eso. Eso no puede ser, soltó Ana Irma enfurecida desde el balcón de su casa en Santurce.

Desde entonces, sus padres no volvieron a prohibirle montar un triciclo. Tampoco se negaron a los patines ni a las salidas en bicicleta de Ana Irma. Pero era muy pequeña como para darse cuenta que había anotado su primera victoria contra la desigualdad ese 6 de enero de 1959.

Mientras estaba en escuela superior se dedicó a conocer en su tiempo libre la historia de las sufragistas en Puerto Rico y estudiar algunos clásicos del feminismo como “El segundo sexo”, “Feminism mistic” y “Sexual politics”. Además de leerse de rabo a cabo textos sobre los movimientos feministas en Francia.

Ante la ausencia de textos y documentos sobre el sufragio en Puerto Rico para finales de la década del 50 y comienzos del 60, la biblioteca de su casa, la de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y la del Ateneo Puertorriqueño, fueron su refugio intelectual. Aunque también tenía una ventaja, su papá era profesor en el recinto de Río Piedras y los libros de literatura, historia y filosofía nunca le faltaron. Por eso, muchas de las respuestas las encontraba sin tener que salir de su hogar.

Para la década del 1970, relata Ana Irma, América Latina estaba, en su mayoría, dominada por dictaduras y regímenes poco abiertos al tema de los derechos de las mujeres. Era casi imposible encontrar literatura sobre las sufragistas, que fueron las feministas de la primera época del movimiento por los derechos de la mujer en Puerto Rico.

Con 16 años de edad ingresó a la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, bajo la facultad de Humanidades con concentración en Literatura y Estudios Hispánicos. Terminó el bachillerato en tres años. A los 17 formaba parte de grupos pro derechos de las mujeres y fundó, junto a Mary Bird, Patricia Shahen, Alma Méndez y Nilda Aponte, uno de los movimiento feministas no partidistas más importantes en Puerto Rico, llamado Mujer Intégrate Ahora (MIA).

Para ubicarnos en tiempo y espacio, el movimiento salió a la luz un 8 de enero de 1972. Ana Irma era la presidenta y la más joven de la organización. MIA desapareció siete años después.

“Mi papá me llevaba a las reuniones de MIA aun cuando yo me fui a vivir sola. Vivo sola desde los 17 años. Al salir de las reuniones él me llevaba al apartamento. Pero también llevaba a todas las que no tenían carro. El chiste de mi papá, que decía para molestarme, era que cuando se escribió la historia del feminismo había que reconocerle a él que había sido parte y que el movimiento feminista cabía en su carro. Y se reía cuando lo decía. Él me apoyaba mucho. Guardaba documentos. A mí me tocó cuidarlo en su proceso hasta que falleció. Padecía de Alzheimer. Mientras lo cuidaba, me tocó trabajar las cosas de su casa y me encontré con montones de cosas. Desde recortes de periódico hasta cosas sobre las mujeres en un sobre que decía ‘para nena’. Él me lo estaba guardando”, recordó Rivera Lassén.

Según el libro Documentos del feminismo: 1970-1979, escrito por Rivera Lassén y Elizabeth Crespo Kebler, el propósito de Mujer Intégrate Ahora fue ayudar a lograr la completa realización de la mujer como individuo y dueño de sí mismo, capaz de tomar decisiones y de dirigir su vida, y su integración a las fuerzas de cambio de la sociedad, con plena igualdad de derechos en todos los aspectos de la vida (Rivera y Crespo 106).

La organización tuvo un impacto inmediato para la década del 70. El colectivo feminista comenzó a llevar actividades a la comunidad y a tomar posturas en torno a temas controvertibles para aquel entonces como el aborto, la imagen de la mujer en los medios de comunicación, la falta de textos escolares que incorporan la lucha de la mujer, la igualdad en el matrimonio, la igualdad en el crédito, las licencias por maternidad, la prostitución, los concursos de belleza, la homosexualidad y el lesbianismo, los centros de niños y niñas, la violación y la esterilización (Rivera y Crespo 106).

Para entender la lucha de MIA, es importante contextualizar el atraso de políticas públicas feministas que existían para la década del 70 en la Isla. Por dar un ejemplo, no fue hasta el 1976 que el gobierno de Puerto Rico aprobó la llamada Reforma de Familia, que le otorgaba igualdad a las mujeres en el matrimonio. El camino para su aprobación tardó siete años.

Antes de que se aprobara la Reforma de Familia, el Código Civil de Puerto Rico, establecido en el 1930, decía así:

Aunque ambos cónyuges son dueños por igual de los bienes de ambos, el marido por ley tiene el derecho de vender, transferir o hipotecar la propiedad sin el consentimiento y conocimiento de su compañera. (Rivera y Crespo 106).

Es decir, y según explica Riviera Lassén, la mujer legalmente tenía que seguir al marido donde quiera que él fuera. Si no, se le acusaba de abandonar el hogar. La mujer tampoco podía representar al matrimonio porque el único representante legal era el hombre. Y, por si fuera poco, si la mujer se divorciaba del marido, tenía que esperar 301 días para volverse a casar. El hombre podía contraer nupcias al día siguiente.

“Todo esto tiene que ver con los dogmas religiosos. Si yo te digo que la mujer tiene que seguir al marido por donde quiera que él ponga la residencia, la mujer tiene que obedecer al marido. Eso lo decían las leyes. Eso son dogmas que vienen de la Iglesia Católica. Porque en Puerto Rico por muchos años la Iglesia Católica era la religión oficial. Donde tu tienes países que hay una religión oficial, lo que es dogma religioso se convierte en ley. Y usualmente lo que es pecado en esa religión, se convierte en delito. Por eso es que cuando uno habla de la necesidad de dividir iglesia y estado, todo el tiempo te vas a estar encontrando con escollos que vienen de épocas donde esa división no existía”, explicó.

Y Ana Irma Rivera Lassén tiene mucha razón. La separación de iglesia y estado no existió hasta el 1898 cuando Puerto Rico fue invadido por los Estados Unidos. Tal y como lee el libro “Catolicismo y política en Puerto Rico”, todavía en el 1822, el Código Penal Español que aplicaba a la Isla decía en su artículo 227:

Todo español que conspire directamente y de hecho para establecer otra religión en las Españas o a que la Nación Española deje de profesar la religión católica, apostólica, romana, es traidor y sufrirá la pena de muerte. (Silva 13).

El artículo 233 añadía: “…el español que apostare de la religión católica y romana perderá todos los empleos, sueldos y honores que tuviere en el reino y será considerado como no español” (Silva 14).

Mujer Intégrate Ahora también fue una organización que abogó abiertamente por el derecho a la mujer a detener su embarazo. La activista recuerda cuando visitó, junto a las demás integrantes de MIA y siendo menor de edad, distintos programas de radio y televisión para mostrase a favor del aborto.

El caso de Roe vs. Wade fue un tema que tomó gran relevancia para el 1973. En Puerto Rico el gobierno de turno aseguraba que el caso, en el que el Tribunal Supremo federal estableció que las mujeres tienen derecho al aborto, no aplicaba a la isla. Sin embargo, se terminó legalizando el aborto por petición.

Años antes de que la terminación del embarazo por petición fuera legal, en la Isla solo se practicaba el aborto terapéutico. La demanda era tan alta que Rivera Lassen asegura que Puerto Rico era la meca del aborto. Mujeres venían desde otros países para pagar en la Isla muchísimo dinero por la práctica. Pero luego del caso Roe vs. Wade, reconoce la activista, el aborto se volvió más inaccesible. “El caso lo que hace es que levanta la furia de los grupos fundamentalistas que creó toda una cortina de promoción en contra del derecho a las mujeres y al punto de que la gente piensa que el aborto es ilegal. Lograron crear un promoción y cortina de ilegalidad que la gente ya piensa que es ilegal”.

Ya para el 1980 el caso Pueblo vs. Duarte volvió a poner sobre la mesa el tema del aborto mostrando su legalidad en el archipiélago caribeño una vez más.

Ana Irma Rivera Lassén también fue una de las fundadoras de la Comunidad de Orgullo Gay. Para el 1974, Rivera Lassén se encargó de leer la declaración de la fundación de la comunidad en vivo a través de la radio. En ese preciso momento dejó salir a la luz su lesbianismo. Al terminar, y aunque no se suponía, dijeron su nombre. El programa fue escuchado por más personas de lo que ella creía, entre ellos su papá, y algunos se mostraron en contra de que la activista saliera oficialmente del closet. Tanto así que la misma organización en la que era líder, MIA, no estuvo a favor de su decisión. Ahí se percató de cuán fuerte y rampante podía ser la lesbofobia.

Durante la década del 70, y Rivera Lassén enfatiza que hasta el día de hoy, las mujeres no se atrevían salir a la calle para dejarle saber al mundo que eran feministas. Tenían miedo de que las tildaran de lesbiana. Incluso, el prejuicio estaba bien marcado dentro de las mismas organizaciones feministas.

“Mi activismo feminista tenía que estar visiblemente marcado por el tema de la orientación sexual porque yo en el closet no me iba a meter de nuevo. Yo tenía que estar en una organización que no solamente en palabras dijera que está a favor de los derechos de todo el mundo, sino que lo mostrara en acción”, confesó.

Aunque desde pequeña le corre por las venas defender sus derechos y el de los marginados, nunca le pasó por la mente concentrar su carrera profesional como abogada. Más bien se dejó guiar por los consejos  y recomendaciones de amistades y colegas que le advertían: “Estudia Derecho… porque al final tú vas por ahí abogando por derechos todo el tiempo”.

A sus 18 años fue admitida a la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, donde culminó un Juris Doctor.

“Creo que fue la mejor decisión. Me dio instrumentos para seguir haciendo lo que estaba haciendo pero con una legitimidad que algunas personas no me daban. Primero por la edad, era muy jovencita. Segundo, por el título. Yo me gradué bien jovencita pero tenía el título. En ocasiones yo hacía maldades… como publicar tiempo después la misma columna que escribí antes del título. Y las reacciones  eran distintas. La legitimidad que te da el dichoso título”, confesó.

Sus pasos dentro de la abogacía la llevaron a ser la primera mujer negra y abiertamente lesbiana en presidir el colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico durante el 2012 hasta el 2014. Ana Irma Rivera Lassén fue la tercera mujer en liderar el organismo desde su fundación en el año 1840.

Durante su presidencia, se encargó de que la institución dejara de llamarse Colegio de Abogados de Puerto Rico para convertirlo en el Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico. De esa forma, se patrocinó un lenguaje inclusivo en todos los aspectos. Bajo su liderato también se lograron establecer nuevas plataformas digitales y electrónicas para los cursos que se le ofrecen a los abogados y abogadas y se renovaron las infraestructuras del espacio.

“Yo venía con todo”, confiesa la abogada sobre su presidencia en el Colegio.

Con el propósito de visibilizar y reconocer a las mujeres abogadas, Rivera Lassen se encargó que en su periodo como presidenta se publicara una edición donde se diera a conocer a las primeras 100 abogadas de Puerto Rico. La publicación se llamó “Las primeras 100”.

Herminia Torres García, de padre español y madre esclava liberta, fue la primera mujer en obtener un grado en Derecho en Puerto Rico para junio de 1917.

Por otra parte, la licenciada Rivera Lassén admite que muchas de las leyes de avanzada que se han aprobado en la Isla son resultado de las luchas por parte de los movimientos feministas a través del tiempo. Algunas de estas leyes son: la Reforma de Familia (1976), Ley de Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica- o mejor conocida como Ley 54 (1989)- y la Ley para prohibir el hostigamiento sexual en el empleo (1988).

Sin embargo, Rivera Lassén destaca la necesidad de actualizar el Código Civil de Puerto Rico —que data del año 1930—,  reformar toda aquella legislación que necesite cambios  y lograr la implantación adecuada de las leyes.

“Lo que pasa es que tu puedes tener una ley fuerte y lo que importa es la implantación… Hemos logrado legislaciones muy buenas pero son legislaciones que cambian tanto. Lo que es el patriarcado que se acomoda en todo lo que es la manera de funcionar de la justicia. Que a lo que tu logras sacudir todo eso, vas a tener problemas. Son gente que se acomoda en su patriarcado y creen que se pueden salir con las suyas. Como el caso del alcalde de Guaynabo que tal vez sea el más reciente”, dijo la abogada.

El alcalde del municipio de Guaynabo, Héctor O’Neill, fue suspendido de su cargo el pasado mes de mayo, tiempo después de ser acusado de agresión sexual contra varias mujeres, entre ella una de sus empleadas. Varios de los medios de comunicación locales apuntan que O’Neill pagó 30,000 dólares para transar la demanda. En junio de 2017 O’Neill renunció oficialmente a su cargo. Actualmente el municipio se encuentra en busca de su próximo alcalde.

La necesidad de reformar las leyes se hace más latente y necesaria cuando existen legislaciones que criminalizan a los menores de edad, tal y como ocurre en Puerto Rico. Según Rivera Lassen, estos problemas laceran las luchas que se han llevado a través de los años a favor de las causas justas y pro derechos humanos.

Entre los años fiscales 2009-2010 a 2014-2015, lee el reportaje “Expertos urgen a fijar edad mínima para acusar” publicado en el periódico El Nuevo Día, 48 menores de 11 años fueron encontrados culpables de faltas en los tribunales.

“Pero esa cifra no cuenta los incontables niños que fueron arrestados, encausados y enfrentados a fiscales y jueces, sin que el proceso, por una u otra razón, hubiera concluido con una declaración de culpabilidad”, señala el reportaje del periodista Benjamín Torres Gotay.

El caso más reciente es el de Alma Yarida Cruz Cruz. Tiene solo 11 años y enfrenta cinco cargos en el tribunal de menores de Puerto Rico. Es una niña de escasos recursos, negra y proveniente de uno de los municipios más pobres del país, Loíza. Se le acusa de agresión simple, amenaza y alteración a la paz. Fue expulsada por el director de su escuela sin el debido proceso de ley. Esto surge luego de una pelea entre Alma Yarida y otra niña. Hay medios locales que aseguran que Alma Yarida era hostigada por ser negra.

“Creo que si este caso particular sale a la luz públicamente, hay una muestra de conciencia. No es la primera vez que hay niños de esas edades en tribunales. Llamó la atención porque es una niña negra, que era víctima de bullying. Una víctima que termina siendo criminalizada. Hay algo de conciencia, pero destapa que lo que le está pasando a esta nena le está pasando a montones de otros niños de este país que están siendo sometidos a procesos en tribunales. Es una desgracia”, dijo la abogada.

Sobre el proceso de presentarse en un tribunal siendo menor de edad, Rivera Lassén confesó que en los casos civiles, “cuando expones a una niña a lo que es el proceso de un tribunal, te marca para siempre. Los tribunales le meten miedo a cualquiera. El tribunal está hecho para eso. Porque tiene que infundir respeto. El lenguaje del tribunal te deja saber que tu estás allá. Los jueces visten distinto. No como tu ni como yo. Cuando entran, tienes que ponerte de pie. No puedes hablar si no te dan permiso”.

El caso de la niña Alma Yarida hace más latente la importancia de abordar el tema de discrimen por raza y hostigamiento racial en Puerto Rico. Ana Irma, quien también formó parte para la década del 70 del colectivo Union of Black Puerto Rican Women (UMUPUEM), admite que es un tema que necesita trabajarse con más fuerza y ejercer más presión en cuanto a creación de políticas públicas se trata.

La abogada señala, con cierta preocupación, la negación del racismo que existe entre los puertorriqueños. Uno de los ejemplos más recientes es el CENSO del 2010 que se llevó a cabo en la Isla. A pesar del mestizaje de razas que tienen los boricuas, un 80% se declaró como “blanco”.

Sin embargo, las cosas han cambiado un poco.

El escritor y catedrático Isabelo Zenón Cruz incorporó en su libro Narciso descubre su trasero, publicado en el 1975, estudios e investigaciones sobre el negro en la cultura puertorriqueña. En una tesis de Antonio Martínez Rosario, publicada en el primer tomo del libro, queda en evidencia el discrimen racial para esa época. Algunos pasajes de esta investigación publicadas en el libro de Zenón destacan lo siguiente (109):

  • Un 99% relacionó el marrón o negro con “bruto” mientras que un 0% lo relacionó con blanco.
  • Solo un 2% relacionó el color negro o marrón con “pasivo” mientras que un 75% relacionó “pasivo” con un blanco.
  • Un 74% relacionó el color negro o marrón con un “macho” mientras que el 0% relacionó el color blanco con “macho”.
  • 0% relacionó el negro o marrón con belleza, 92% relacionó el blanco con belleza.
  • Un 45% relaciona el color negro o marrón con “potencia sexual”, un 0% relaciona el color blanco con “potencia sexual”.

Según este estudio, el color negro se relacionaba con la brutalidad, con la fealdad con lo negativo. Mientras que el blanco fue relacionado con la belleza, las cosas nobles, lo bonito y la inteligencia. Asimismo, el investigador Martínez Rosario resalta que entrevistó a “un homosexual negro pasivo, y a dos homosexuales blancos (pasivos y activos). El negro estuvo de acuerdo en que la concepción que los blancos tenían de él, era la del socio macho y que esto era un problema cuando trataba de tener una relación como pasivo, dado a la imagen que tenían de él. Habló de unos bares que hay en Loíza Aldea donde los homosexuales blancos van a buscar ‘negros’ , teniendo esto una connotación de penes grandes, de tipos medio bestiales. En las entrevistas con los blancos, ambos coincidieron que los negros son más potentes sexualmente, que tienen penes más grandes y que tenían curiosidad tremenda en una parte de su vida de probar ‘la maravilla sexual de los negros’” (Zenón 110).

Otra de las investigaciones aseguraba que un 66.3% de la población negra y mulata “se abstendría de asistir a un baile donde la mayoría de las parejas fueran blancas, por temor al rechazo. Además, el 49% de esas mismas personas creían que no serían bien recibidas en dicho baile. El 38% aceptó que serían repudiados en un vecindario de residentes blancos” (Zenón 107).

Al intentar definir el concepto afropuertorriqueñidad, y Rivera Lassén está de acuerdo, es necesario volver a traer a la discusión a Isabelo Zenón, quien es considerado el más importante escritor para concienciar sobre la negritud en Puerto Rico. Pero antes de transportarse a las conversaciones que tenía con Zenón en los 70, la activista y abogada recuerda: “afropuertorriqueñidad es una definición de identidad… afropuertorriqueñidad es una persona afrodescendente que se identifica como negra”.

“Ponerle la palabra ‘afro’ al principio es un  producto más de las luchas internacionales para empezar a promover la afrodescendencia en los 70… Seempezaron a discutir que para uno reconocer su ascendencia negra, reconocieras tu ascendencia africana…Isabelo luchó mucho para que no se dijera ‘una persona     negra puertorriqueña’. Porque nadie dice un blanco puertorriqueño. Debe ser inverso, una puertorriqueña negra… Eso a tenido grandes discusiones. Si tu eres afrodescendiente, no importa la tonalidad de la piel. La humanidad completa lo es. Pero se refiere a la gente y reconoce que asciende de un tronco africano”, sostuvo la activista, quien publicó un poema suyo en una de las antologías cuyo editor fue el mismo Isabelo Zenón.

Al respecto, Narciso descubre su trasero vuelve a ser relevante. En su primer capítulo titulado “El puertorriqueño negro vs el negro puertorriqueño”, el escritor señala que “la frase negro puertorriqueño encierra una dolorosa realidad: la constante y sistemática marginación de la puertorriqueñidad sufrida por el hombre negro desde los albores de nuestra conciencia nacional” (Zenón 21).

Siguiendo el tema de la negación del racismo en Puerto Rico, Rivera Lassén trae a colación la necesidad de hacer ciertos ajustes en la educación escolar y en sus textos de historia. Confiesa que hay que sacarle de la mente a los niños y niñas esa idea vaga de que las personas negras descienden de los esclavos.

“La afrodescendencia no es esclavitud. No descendemos de esclavos, descendemos de gente africana que vino esclavizada a estas islas. Algunos no. Mientras se diga que es de los esclavos lo que hace es atribuir la identidad de raza a una institución como la esclavitud que da por entendido que eres menos. De hecho, descendientes de objetos porque la esclavitud convertía a los seres humanos negros y negras en objetos de mercantilismo, en propiedad”.

La abogada no titubeó en criticar la forma en la que las escuelas celebraban el Día del Descubrimiento de Puerto Rico. Alega que la vestimenta que tienen que utilizar niños y niñas no representa correctamente lo que es la afrodescendencia. “Hay que transformar la educación. Hay que dejar saber lo cruel que fue”.

Actualmente, con 64 años y planes de publicar más literatura sobre el feminismo en Puerto Rico, Ana Irma Rivera Lassén es presidenta de VAMOS, una organización contra la Junta de Control Fiscal, ente de siete miembros impuesto por los Estados Unidos cuyo, propósito es “asumir el control de las finanzas en Puerto Rico” y “ayudar a la Isla a salir de la crisis fiscal”.

“La organización VAMOS se crea para combatir la Junta desde antes de que se aprobara la ley. Empezamos a combatir desde que era un  proyecto de ley. Una vez se aprueba, hemos seguido en nuestra denuncia contra la Junta. Literalmente hemos cogido palos. Perdí los espejuelos, la policía y fuerza de choque me cayeron encima. Hemos cogido palos. Ahora mismo Puerto Rico está en otro momentum. Yo no tengo miedo a eso, es algo que me va a tocar. Mientras yo siga en esta carrera me tocarán los palos que me tocan. Por primera vez en mi vida yo estoy en una organización que es múltiple, que hay de todo. Muchos sindicatos que es un espacio bastante patriarcal. También hay organizaciones de toda índole de la sociedad civil… Ahora soy parte de un grupo más diverso, contrario a otras épocas. Lo veo como un reto. Pero es el reto que tenemos todas las organizaciones para luchar contra la Junta”, explica Rivera Lassén.

Pero, ¿qué más le falta por hacer a Ana Irma Rivera Lassén? La activista admite que ha coqueteado con la idea de lanzarse a la política no partidista. Sobre todo como candidata independiente a la legislatura. En su cotidianidad, es amante a la cocina y vegetariana desde los 14 años. Le gusta la comida asiática, el sazón mediterráneo y las especias.

Volviendo a los Reyes Magos, el triciclo y a los cuatro años de Ana Irma, toda esta historia, junto a su activismo innato, sirvió como pie forzado para que la también escritora publicara uno de sus poemas más preciados: “Las niñas negras también corren triciclo”. Así como otros escritos, investigaciones y ensayos con una carga feminista, a favor de la inclusión de razas y la comunidad LGBTTQ. Temas que la han distinguido desde sus comienzos en las luchas desde la década del ’70 hasta el día de hoy.

Bibliografía

Zenón, Isabelo. Narciso descubre su trasero: el negro en la cultura puertorriqueña. San Juan: Editorial Furidi, 1975. Impreso

Rivera Lassén, Ana Irma y Elizabeth Crespo Kebler. Documentos del feminismo en Puerto Rico:1970-1979. San Juan: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 2001. Impreso

Silva Gotay, Samuel. Catolicismo y política en Puerto Rico. San Juan: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 2005. Impreso

Torres Gotay, Benjamín. “Expertos urgen a fijar edad mínima para acusar”. El Nuevo Día. 17 junio 2017. Puerto Rico hoy: 4-5. Impreso

Source link

“Mi viaje al sur” de Hostos: 150 años después


A despecho de algunas reservas relacionadas con el mareo y el frío intenso, hice recién una travesía que me obligó a recordar persistentemente ese famoso “viaje al sur” de Hostos que realizó a plazos cómodos a  principios de los años setenta –siglo XIX. Entonces se viajaba en barcos de vapor. Hostos emprendió el viaje desde Nueva York desilusionado con el liderato cubano-puertorriqueño que disolvía sus energías en insolubles polémicas “revolucionarias” que giraban en torno al afán de buscar a la vez la independencia y la posterior anexión a los Estados Unidos.

Mientras se desarrollaba en Cuba la guerra por la independencia que inició Céspedes y morían cada día cubanos y otros antillanos, Hostos consideró que era más útil y acaso posible promover la causa de libertad de las Antillas en los países de la América que llamaba colombiana, pues sobrevivían algunos héroes que generaron al mando de Bolívar, de San Martín y otras personalidades dignas de imperecedera gratitud, en posición política de primera línea, o gozando de un prestigio impune en sus países. Creyó que aun reinaba en sus corazones el ideario emancipador y el recuerdo imponderable de Simón Bolívar.

Pasó, fundamentalmente, por Colombia y Panamá, Perú y Chile, y Argentina, con otras paradas quizá de menor importancia. Logró impactar con su prédica a muchos, incluso, a algún presidente. Intentó revivir el sueño bolivariano de una América unida a través de convocatorias del más alto nivel y proponiendo la creación de instrumentos mutuamente útiles entre los países que pudieran relacionarlos, acercarlos, y hacerlos participar de proyectos colaborativos.

Su viaje no cayó en el abismo oscuro del olvido y los empeños fracasados, si bien no obtuvo todo lo deseado. Tuvo impacto observable en muchos de esos países y aun en otros como la República Dominicana, Cuba, España y, seguramente, tanto en la ruta preconcebida del dominio norteamericano en Puerto Rico, como en la visión puertorriqueña de nuestra propia precariedad. El Hostos que emerge de esta travesía su travesía por el sur fue un Hostos transformado, el definitivo, paladín de una libertad concebida más allá de la independencia y principal gestor de algunas de sus instrumentalidades. El viaje al sur maduró su personalidad y su figura.

La referencia frecuente al “viaje al sur” nos llega en gran medida a través de la edición de las “Obras completas” publicadas a propósito del centenario de su natalicio. Uno de sus volúmenes se presenta ante los ojos del porvenir con ese título acertado –“Mi viaje al sur”– aunque no se trate de una obra concebida por Hostos en esos términos. En realidad es una recopilación de trabajos distintos redactados durante su travesía, o poco después, a propósito de diferentes motivos convergentes. Algunos caen como anillo al dedo a la concepción que los editorializó, pues su intención es la de observar, describir y estudiar desde la topografía y geología de los países que visita, hasta los paisajes que vislumbra y lo deslumbran, e incluso la antropología y sociología de comunidades y sociedades. La curiosidad de Hostos era incansable, vasta, de mirada múltiple. También comprometida. De modo que el viaje de Hostos no se limitó a la propaganda, sino también, y en medida en ningún sentido secundaria, al estudio de los países que visitó. Tratándose de él, no podía ser de otra manera.

Hostos recorrió, a caballo y en tren, muchas zonas del Perú –del Callao a Lima y hacia la sierra andina–, de Chile –hacia el sur araucano y la sierra–, de Argentina, hasta Mendoza, Córdoba, la Pampa y Rosario. En Perú observó y estudió los tipos humanos, las instituciones políticas, las socio-culturales y las político-económicas. No le faltó desarrollar proyectos y promover iniciativas de alcance nacional. En Chile, como bien se sabe, desarrolló sus tesis sobre la educación de la mujer y, a través de la Exposición nacional de logros económicos y sociales de Chile, analizar y valorar las instituciones, proyectos ambiciones y logros del país.

En Argentina propuso iniciativas culturales, económicas y sociológicas, incluido su famoso tren trasandino, la navegación de los ríos del centro-norte y la creación de una especie de Mercosur. No le faltó tampoco, como se ve, desarrollar proyectos y promover iniciativas de alcance continental.

Mi viaje de solo dos semanas no podía aspirar a otro tanto. En realidad, más que a la estrechez del tiempo, a la diferencia obvia de capacidades. Pero no pude evitar mantener a lo largo de toda la ruta la memoria del puertorriqueño que alcanzó las proyecciones y los logros más grandes y vastos. Pasé de Bogotá a la populosa ciudad de Buenos Aires. De allí a Montevideo a través del Río de la Plata. Luego las Islas Malvinas azotadas por vientos helados. Vislumbré la majestuosa entrada al estrecho de Magallanes, de cuyo tránsito no faltan observaciones en el citado volumen de Hostos. Disfruté de la epopeya visual de parajes insólitos y de extrema belleza en los nevados fiordos chilenos y sus glaciales azules; sufrí los mareos de la travesía por el Cabo de Hornos; conocí Puerto Montt y Puerto Varas, y, además de Santiago de Chile, capital que ya había visitado en dos ocasiones, retorné a la espléndida vista cromática de Valparaíso.

Comprobé con insospechados asombros no solo la mencionada belleza de sus paisajes, sino el riquísimo desarrollo de capitales vigorosas y modernas. Estuve en el departamento interior de San Luis, Argentina, próximo a Mendoza. Vi allí iniciativas de desarrollo urbano espléndidas que transforman la región. En las Malvinas, amén de un viento antártico que hiela hasta el hueso, contemplé parajes desolados de piedra, sin arbustos siquiera, y pingüinos que no hayan qué hacer. Usuhaia, por otra parte, es un paraíso escondido en la zona habitada más al sur de planeta, ubicado a orillas del mar de los fiordos y elevada hacia una cordillera de cerros nevados que abrazan la cuidad.

Visité nuevamente las tres residencias en la tierra que parecen esperar aun el regreso de Neruda, y abracé amigos entrañables en Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile, donde con un poco de empeño conseguí hallar en lecho de enfermo a un poeta que conoció la obra de Hostos desde niño y que ha vigilado y sufrido, además de los propios, nuestros desaciertos como pueblo disminuido y paupérrimo.

Recorrí nuevamente las calles de Valparaíso sin olvidar que Hostos acudió justamente allí a visitar la tumba de su entrañable amigo Segundo Ruiz Belvis, “el olvidado”. Tanto Ruiz como Hostos acudieron a Chile para combatir una miseria que, entonces como hoy, le debe más al coloniaje que a los huracanes.

Cerca de 150 años después de su visita –y salvando algunos nombres y distancias–, sobrevive en lo alto del cerro el eco de aquel Hostos que clamaba por la presencia del amigo de sus ideas. El eco que reclamaba luz para desvanecer el olvido. Ese olvido ataca también el recuerdo de Hostos. Y esa luz, que bien podría alumbrar el recuerdo de Hostos, de seguro alumbraría además nuestros caminos de hoy.

Source link

Karen haller colour & design chinwag psych audience presentation v1.0


Source link

La décima vibra en la historia de Puerto Rico


La décima es una forma estrófica, como bien es sabido, que llega a territorio americano desde la época de la colonización. Su popularidad entre autores letrados y populares siempre ha sido alta en toda América Latina. El interés por la cultura puertorriqueña después de la Guerra Hispanoamericana provocó el estudio de esta forma estrófica por Alden Mason quien publicara sus hallazgos en el Journal of American Folklore del 1918.

En el 1933 escribía la investigadora María Cadilla de Martínez en su libro La poesía popular en Puerto Rico que en ese entonces la décima era la más abundante producción poética de la Isla. En el siglo XV ya era cultivada en España y utilizada por los poetas de la corte Juan de Mena y Santillana. También la utilizó Lope de Vega y aparece hasta en La pícara Justina. El Cancionero de Juan Fernández de Constantina de 1914 contiene décimas con diferentes combinaciones métricas y en ella se encuentran formas del 1511. Hay una diversidad en cuanto a su métrica en los países latinoamericanos, nos indica Cadilla. Una hermosa décima recopilada por el investigador Mason nos ilustra cuán apreciado era su cultivo a comienzos del siglo XX en Puerto Rico. En el siguiente ejemplo la voz lírica del galante enamorado nos introduce a un sutil erotismo.

Mandaré a buscar a España
Doscientos empedradores
Que harán calzada de amores
Donde irás con tu compaña.

En el río haré cabaña
Con guirnaldas de azahar,
También mandaré a tapiar
Todo el río y su corriente
Porque te vea la gente
Si te fueres a bañar

En Puerto Rico la décima tuvo desde su ingreso a la Isla un auge excepcional. Es uno de los países del Caribe hispánico en que más ha sido cultivada. Por eso sorprende que el reconocido investigador cubano Virgilio López Lemus, quien ha escrito tanto sobre el tema, soslaye su existencia como parte de la producción latinoamericana, según la conferencia dictada publicada en la página web de Youtube.com en la que traza con precisión sus orígenes y versificación. Se concentra sobre todo en la prolífica producción de la chilena Violeta Parra, quien tomó del acervo popular dándole carácter original, y en su cultivo en países como Perú.

La décima puertorriqueña, sin embargo, no puede ser ignorada ni en el ámbito caribeño ni en el más amplio campo hispanoamericano. Marcelino Canino, erudito puertorriqueño, ha señalado en su libro El cantar folklórico de Puerto Rico los distintos temas que se han cultivado en la Isla incluyendo los carolingios, los marianos, los colombinos y los de ciencia. Con la excepción de los últimos años, en los que han tenido una gran divulgación géneros musicales como el reggaeton y el rap, la décima puertorriqueña se ha distinguido por su carácter identitario, además de por el cultivo de temas tan variados como el amor, lo patriótico, el paisaje y en los últimos tiempos anécdotas de tipo urbano.

El significado que tiene para la puertorriqueñidad es profundo. Se trata de que su cultivo a fines de siglo XIX y comienzos del XX alababa la flora y los elementos que se creía componían el ser puertorriqueño. Aunque pervivían temas españoles, se fue criollizando y convirtiéndose en el siglo XX en un artefacto poético de resistencia ante el régimen político. Recitada y cantada en las plazas populares, la décima se convirtió en arte de mujeres y hombres y hasta de niños.

El abogado, periodista y ensayista Luis Lloréns Torres compuso una de las más hermosas versiones de una décima amorosa. Esta se canta tanto en música jíbara como en la llamada canción de arte.

Ya está el lucero del alba
encimita del palmar,
como horquilla de cristal
en el moño de una palma.
Hacia él vuela mi alma,
buscándote en el vacío.
Si también de tu bohío
lo estuvieras tú mirando,
ahora se estarían besando
tu pensamiento y el mío.

En la década del treinta el destacado poeta y revolucionario compañero de Pedro Albizu Campos, Juan Antonio Corretjer, le daría un gran realce a la décima. Muchas de sus composiciones han sido musicalizadas modernamente por el cantautor boricua Roy Brown. Entre ellas sobresale la décima con glosa de tema patriótico “Andando de noche sola”:

abril 1980/ Ricardo Alcaraz Díaz

Qué triste es una paloma
Cantando  al oscurecer
Más triste es una mujer
Andando de noche sola.

Al caer de monte en monte
El lindo manto del día
Y ya en la azul lejanía
Liquidarse el horizonte ;
Cuando al vuelo del sinsonte
Se ha enternecido la loma
Y la dulce luna asoma
cercana al canto del río
Y oida desde el bohío
¡Qué triste es una paloma!

Por la vereda sombría
Habiendo dejado el llanto
En la paz del camposanto
Hasta la ‘cienda volvía
Una sequedad me hacía
En el largo atardecer,
El ansia de fenecer,
Y esa soledad que espanta
Un lazo por la garganta
Cantando al oscurecer!
Duele mucho, mucho y hondo,
Esto que estamos mirando.
El mundo se está salvando
Y nosotros tocando fondo.

Mientras más la voz ahondo
Más fiera vibra en mi ser,
Pues si es duro en cárcel ver
Mi frente que no ha pecado,
Más triste es mirar al lado,
Más triste es una mujer.
Cuando en traje de sudores
Te miro sin compañía
Pesado el fardo y sin guía
En un ciclón de rencores.
Incendios son mis amores
A los que el canto se inmola
Como en llamas de amapola
-¡ay patria por suerte viva
Y por desgracia cautiva
Andando de noche sola!

En la década del sesenta renace en las voces líricas de Edgardo López Ferrer, Andrés Castro Ríos y Edwin Reyes, entre muchos otros que la cultivaron con distinta temática. En los ochenta el libro del extraordinario poeta Che Meléndez, Decimos décimas, prologado por Luis Rafael Sánchez, le rindió tributo al género.

La décima puertorriqueña forma parte de la cartografía de la poesía popular de América Latina. En ocasiones ha sido cantada hasta en ritmo de blues por el salsero Jerry Medina. No debe de estar olvidada en ninguna antología del Caribe como lo demuestra esta décima de Edgardo López Ferrer dedicada a una de las figuras emblemáticas de la cultura caribeña:

Décima a don Pedro

Vive la luz, ¡resplandece!
En tu frente amanecida
La palabra redimida
Por tus labios, estremece.
¡Cómo la tierra se mece
En tu entraña campesina!
¡Cómo tu sangre ilumina!
en su verdor derramada!
¡Cómo de la Patria amada
La libertad adivinas!

Source link